miércoles, junio 18, 2008

La esfinge sin secreto.

A veces pensamos que el mundo no se mueve por las leyes naturales y positivas que nos gobiernan desde dentro y desde fuera, sino que lo mueven la leyes ocultas, las reglas no escritas. El mejor ejemplo que se me ocurre es el de un reloj, cuyo mecanismo puede ser calculado y descifrado, pero realmente lo mueve el paso del tiempo.
El fútbol, que de leyes y de tiempo sabe un rato, da la impresión de rendirse a fuerzas que ninguno sabemos explicar. Ni los modernos con sus datos (¿alguien ha visto una estadística que revele menos que los miles de metros recorridos por un jugador?) ni los clásicos con sus versos son capaces de explicar el componente de azar y misterio que decide muchas veces este juego. Por seguir con los ejemplos, basta un error inesperado en las manos más inimaginables (léase Petr Cech) para saltar por los aires toda lógica o predicción derivada del juego.


El domingo se enfrentan dos selecciones que ilustran todo esto a la perfección. Su tradición y palmarés parecen responder a razones secretas que marcan el destino como tendencia, sin importar los demás elementos a la vista de todos: momento de forma, nivel de juego, trayectoria reciente, mejores o peores futbolistas, ... El domingo juegan España, condenada al infortunio en cualquiera de sus versiones, e Italia, ganadora por naturaleza en cualquiera de los casos. No hay más datos que valgan ni versos que adornen: los italianos ganan y después ya explicaremos el cómo, el cuándo y el por qué.


La selección italiana me ha recordado siempre a la esfinge sin secreto de Oscar Wilde, de quien he tomado prestado este título. Es un breve relato en el que un hombre cuenta a otro su obsesión por Lady Alroy, una bella e intrigante mujer de la alta sociedad londinense que parece guardar un secreto apabullante. Va de un lugar a otro esquiva, ocultando su dulce rostro con un pañuelo y con mirada huidiza cada vez que alguien se interesa por su misterio. Tras varias citas, a la muerte de Lady Alroy, el dolorido hombre regresa a donde se citaba con ella y pregunta a la casera cuál era el gran secreto de la mujer. Ésta le dice que no hacía más que leer libros y tomar té. El hombre le explica entonces convencido a su amigo que Lady Alroy no era más que una mujer obsesionada con el misterio, que disfrutaba alquilando habitaciones con su velo y adoraba los secretos, pero no era más que una esfinge sin secreto. Cuando el amigo le pregunta si de veras lo cree, aquél responde: "Sigo teniendo mis dudas".


El equipo italiano es la esfinge más preciada entre la mitología futbolística. Huyen de dar explicaciones, son soberbios y misteriosos, orgullosos hijos bastardos de una patria que rinde culto a la estética pero sólo saben servirla con la gloria del resultado, cubriendo con un velo todo gesto dulce que les pueda distraer. No se angustian ante la adversidad, no se rinden si caen enfermos: triunfan sólo si se sienten capaces de sobreponerse a cualquier cosa.
La valerosa España expediciona los parajes de Centroeuropa, tratando de resolver un misterio que le obsesiona. Ya ha vencido a tres enemigos en el camino y acaba de encontrar la posada de la bella Italia. Se asoma a la ventana con el corazón en un puño y ahí la encuentra, sentada delante de un libro y tomando té, guardando celosamente un secreto que no existe.
The Fray- Look After You
Foto: EFE

Etiquetas: ,

21 Comments:

At 6:49 p. m., Blogger Juan José Mateo Socorro said...

Esta vez, sí. Esty convencido.

Saludos piterino

 
At 8:02 p. m., Blogger Zorro de Segovia said...

muy bonito el símil, pero nosotros no amamos a la esfinge. ¡Queremos machacarla!

 
At 8:18 p. m., Blogger Riikii said...

Buen blog.


Inercambio de links?


Contesta en mi blog.

Gracias



Saludos

 
At 6:42 p. m., Anonymous fernando said...

Tenemos,podemos, debemos, lo haremos. España ganará. Es el momento, la ocasión. Los italianos morderán el polvo. Un abrazo.

 
At 7:31 p. m., Anonymous José Ramón said...

Intento comunicar con el autor del blog para intercambiar opiniones. Soy autor también de un blog de fútbol: http://clandefutbol-jr.blogspot.com/
Por favor, escríbeme un correo a clandefutbol@gmail.com y hablamos. Gracias

 
At 12:13 a. m., Blogger hoeman said...

Genial, y van...

Me ha encantado sobre todo tu reflexión del último párrafo: una patria que rinde culto a la estética pero a la hora de la verdad saben que lo que importa es estar ahí, al menos en términos futbolísticos -me encantaría viajar al país y poder comprobarlo-. Con lo cual extraigo que ese culto tan sólo puede ser una careta capaz de engañar a aquellos que no sean capaces de indagar más allá. Italia es pasión, actitud, saber estar, compromiso... y también estética (Pirlo), pero lo primero siempre es lo primero.

En cambio en España mucha gente tiene el sentido del gusto -a mi parecer- atrofiado, consideran un fútbol espectacular a un tipo de juego aburrido, monótono, sin cambio de ritmo,... o eso es lo que nos intentan hacer creer desde algunos sectores. Y lo cierto es que cuando los jugadores españoles juegan con la selección, parecen mirar más por su beneficio propio -a corto plazo-, que el del equipo.

 
At 12:13 a. m., Blogger piterino said...

@juan josé mateo socorro

Yo también tengo buenas sensaciones, pero me suele pasar con España y ...

@zorro de segovia

El símil no lo hago porque la amemos, sino porque vivimos obesionados con su secreto. ¡A machacarla!

@riikii

Ya me he pasado por tu blog, un saludo.

@fernando

Ojalá los jugadores tengan tanta convicción como tú, se me antoja fundamental.

@jose ramón

Te lo enviaré, un saludo.

 
At 11:08 a. m., Anonymous elías alonso aparicio said...

Estimado amigo Pedro:

No sé cuántas veces vas a hacer que me emocione con tus artículos, pero el poco pelo que me queda en el cuerpo va a salir disparado de tanto ponerse de punta.

No sabes cuánta razón tienes cuando dices que en el mundo del fútbol las estadísticas no sirven de nada y más en esto de las Eurocopas y Mundiales, porque lo que le pasa a las dos selecciones no sigue ninguna distribución probabilística conocida. Es un secreto, pero no lo guarda una esfinge, sino todo un país que en este caso Italia (conocido como artísticamente el país más bello del mundo) está orgulloso de su praxis.

Tuve la suerte de estar en Roma y hablar de todo esto con los nativos de esa maravillosa ciudad, y lo achacan todo a un orgullo patrio que puede venga de nacimiento, de una cultura que ama su belleza artística pero quiere ganar como sea.

Estupendo de nuevo Pedro, me encanta saber más cosas gracias a ti y que tú me las enseñes.

Un abrazo y felicidades de nuevo.

P.D.:¿Qué se siente con 26 años? xD

Elías Alonso Aparicio

 
At 8:00 p. m., Blogger Abel said...

Exquisito texto, ahondando en cuestiones sociológicas que, sí, tienen una trascendencia total en la cultura futbolística de cada país.

Italia, más que de arte, presume de una cultura de trabajo. El haberme entremezclado con ellos durante tres meses de mi vida me ayudó a comprender su éxito. Son personas que no emplean tiempo buscando la fórmula perfecta, el hombre sobrenatural o lo inexplicable. Saben qué es la perfección, y saben que, con trabajo constante, lo lograrán. Las cuestiones estéticas son consecuencia de un trabajo bien hecho. Y lo que a la moda, la arquitectura o la pintura es la belleza, al fútbol es la victoria.

Por cierto, la belleza es un parámetro subjetivo. Los italianos disfrutan cuando Italia lleva al éxito su idea de juego. Servidor, amante del fútbol, desgusta cada partido en el que Italia consigue alcanzar la perfección de un estilo.

El fútbol no es un camino. Eso es lo que Relaño, Inda y compañía han intentando hacer creer a España, pero es completamente falso. Ahora bien, es innegable que por nuestra genética de juego en estos momentos, España debe basar su juego en la capacidad asociativa de su centro del campo.

 
At 1:05 a. m., Blogger Álvaro said...

Hola,qué tal?

Esta vez sí,podemos,síííí,podemos,sííííí...

Vendetta a los italianos les tenemos muchas ganas.

Saludos


Pasate por www.hablemosdfutbol.blogspot.com nuevo post sobre Rusia

 
At 12:59 p. m., Blogger zaragocista said...

Hola Piterino, paso para saludarte. ¿Qué tal te va todo?

En cuanto al post, excelente el ligar la cultura italiana con su fútbol. Yo creo que en España tenemos tanta cultura de fiesta que al final, vamos al fútbol espectáculo y cuando nos encontramos con el verdadero oficio, pues decimos adiós a todos y nos vamos, eso sí, con la imagen de fiesteros. Pese a todo, esta noche tiene que cambiar. Roguemos.



Un abrazo.

 
At 7:37 p. m., Blogger piterino said...

@hoeman, abel

Os contesto juntos porque incidís en cuestiones muy parecidas.
Es cierto que quizá uno recurre al tópico subrayado como punto de partida, y que Italia es mucho más que el estereotipo, pero no hay duda de que está en la vanguardia de la moda y la cultura de la imagen, y que sigue siendo una referencia por sus vestigios artísticos de todas las épocas.
Coincido en que en España se prefiere otro tipo de juego, que se nos hace más "bonito", "bello" o vistoso, pero que tenemos menos trabajado hacia la practicidad de lo que tiene Italia perfeccionado su fútbol vertical.

@elías

Gracias amigo. Al final, lo psicológico también juega, y es un aspecto tan importante muchas veces como el técnico o el físico. Ahí, de entrada, partimos en desventaja.

@álvaro

Ganemos! Es el momento, sí. Me pasaré por allí, un saludo.

@zaragocista

Una sorpresa y una alegría verte por aquí. Nunca lo había visto así, pero puedes tener razón en lo de la cultura festiva, al menos referida a la selección.
Un saludo y espero verte más asiduamente de nuevo!

 
At 8:27 a. m., Anonymous Silvi said...

Gran post una vez más!

No se sabe ni el como ni el por qué, pero la verdad es que España ha pasado a semis dejando a "la bella Italia" en la cuneta. Te puedo decir que siempre recordaré este partido por vivirlo por encima de las nubes, por escucharlo a escondidas de las "azafatas de vuelo" y porque el último gol de Cesc lo escuché cuando el avión iniciaba el descenso a mi ciudad, todas las emociones juntas ;-))) Por la cercanía con el cielo, no sabía si era un sueño o era realidad.....

Ahora sí estamos más cerca. Si hemos ganado a los vencedores por definición, significa eso que vamos a vencer??? Ojala!

Un beso.

pd. Que haremos contra Rusia?

pd2.Bonita canción.

 
At 6:44 p. m., Blogger FERNANDO SANCHEZ POSTIGO said...

Ya estamos en semifinales. Seguimos en racha. viva España y don Luis Aragonés.

 
At 8:26 p. m., Blogger Alejandro said...

Es sin lugar a dudas el mejor partido de España en lo que va de esta Eurocopa. Tampoco fue un partido brillante, pero más que en el juego me quiero fijar en la personalidad que mostró el equipo. Nunca renunciamos a nuestros principios, a nuestro futbol y hicimos malos a los italianos. Me gusto mucho el partido de Senna, asi como el de CESC. España antes de la entrada de Cesc carecia de profundidad, y de velocidad, desde su entrada ganamos en esa cuestión, y españa jugó mejor.

Un abrazo

http://pasionsevillista.blogspot.com

Estamos en semis, ahora viene la rusia de Arshavin.

 
At 9:22 p. m., Blogger Alvaro said...

Por poco muero en la tanda de penaltis. Cuando Güiza erró, ví pasar mi vida por delante de mis ojos. Casillas y Cesc me devolvieron la alegría instantáneamente. "¡Dios, hemos pasado!"

Un abrazo.

 
At 8:48 p. m., Blogger The gunner said...

Buenas, busco colaboradores para un blog de fútbol internacional, por favor intereados contacten vía email (cescfabregas57@hotmail.com). También estoy interesado en un intercambio de links, pues querría tener en mi blog muchos enlaces de blogs futboleros. Saludos!!
http://futbolanonimato.blogspot.com

 
At 2:23 a. m., Blogger CALIGULA said...

Salud España!!!
Con unplanteo perfecto eliminaron a la azurra con su propia medicina!

Bien Pedro!

 
At 3:37 a. m., Blogger ARO GERALDES said...

Tenía yo apenas 8 años cuando el fútbol me sacudio de alegría en serio, ya a conciencia plena de la felicidad que podía vivir: hace exactamente 30 años la Selección Argentina saldaba la deuda con su rica historia futbolística y se ponía la justa corona de Campeón Mundial.
El artífice de ese bello equipo era César Luis Menotti, mi referente máximo en este deporte. Dialogando con él hace unos años me repitió una frase con la que estuve mucho tiempo de acuerdo: "se juega como se vive". "Los brasileños son alegres, los argentinos embusteros y fascinantes, los bolivianos más lentos, los paraguayos más aguerridos, los franceses exquisitos, los alemanes mecanizados, los españoles con su furia feliz, los chinos obedientes y así...". Los dos coincidimos en que esta máxima tenía una rajadura que hacía agua (o era quizá "la excepción que confirma la regla"): Italia.
La península está identificada plenamente con la pasión, los placeres y la estética. Su cine, su moda, sus autos, sus mujeres, su música, su arquitectura. Todo es bello y caótico en Italia; vibrante y pasional. Pero el fútbol no.
Son amarretes, especuladores, sin vergüenza alguna para anteponer la meta al camino... hasta me animo a decir que me repugna esa soberbia de vencedores.
Pasaron 30 añosde mi bautismo grande con la felicidad futbolera. Ojalá el domingo España pueda saldar su deuda con la historia.

 
At 8:20 p. m., Blogger Alvaro said...

Pues al final sí, Pedro. Hoy a ver qué hacemos ante los rusos, que llegan pisando fuerte.

Un abrazo.

 
At 12:28 a. m., Blogger CALIGULA said...

Se embriagaron con tres vodkas, más cuatro = 7.

Salud España!!!

 

Publicar un comentario

<< Home