martes, abril 24, 2007

Festejo obligado.


Hace ya tiempo leí un pequeño libro, "Una teoría de la fiesta", escrito por Josef Pieper, y lo he recordado en más de un momento últimamente. Fue escrito hace cuatro décadas, pero en cada página arroja una explicación convincente para muchas derivas de la sociedad de hoy en día. Más allá de las referencias culturales y de los riesgos del nihilismo, Pieper trata de demostrar que el mundo se aleja de la fiesta verdadera y la sustituye por sucedáneos marcados por el trabajo y la falta de apego al día a día de este mundo. Si el fútbol es un espectáculo cada vez más lejano al espectador y la vida un camino ajeno a la fiesta verdadera, ¡cuánto nos aburrimos!

Por continuar con las referencias literarias, los "versos más tristes" de Neruda enseñaban que el amor es muy corto y el olvido muy largo y seguramente por eso es tan saludable disfrutar cada minuto de amor, sobre todo cuando parecemos condenados a sentirnos olvidados tantas eces en la vida.
Los tiempos afectivos en el mundo del fútbol, tan dado a la exageración del instante, funcionan de la misma manera, así que enamorarse en el triunfo es el único modo de contrarrestar la carga dramática del juego, los sentimientos personales al unísono, la sensación de eterno retorno.

Esa sensación debe ser la única forma de explicar el fútbol desde la derrota. Por eso, uno observa y no comprende la fría celebración del Olympique de Lyon de su sexto título consecutivo en Francia. Jugadores con media sonrisa, otros casi obligados por pudor a quitarse la camiseta y acercarse a su afición, ... Todo muy frío, muy desangelado, muy asumido. Tanto que estoy convencido de que hay saques de esquina que se festejan con más pasión en Inglaterra en un partido cualquiera, por ejemplo.

Se trata de algo mucho más complejo que acomodarse en el triunfo: incomodarse en un éxito cotidiano porque no se ha alcanzado el nivel exigido para lo extraordinario.
Cuando un gran éxito se convierte en cotidiano y el festejo en una obligación desganada suele ocurrir que cada día que pasa se está más lejos de la excelencia que se añora y que impide, como demuestra en su libro Pieper, ser capaz de vivir una fiesta verdadera.

Foto: AP

Etiquetas:

6 Comments:

At 6:55 p. m., Blogger zaragocista said...

Oye no vacilo en serio, pero alguien me puede explicar que significa este término: "nihilismo".

Bueno, tienes razón. Pero es que el Lyon se ha acotumbrado no sólo a ganar la Liga Francesa, sino a caer derrotados demasiado temprano en el objetivo que ya se plantean a inicio de temporada, la Champions.

Es decir, no saben saborear un éxito, porque lo que verdaderamente persiuen, se aleja cada día más.


Saludos.

 
At 8:13 p. m., Anonymous ava_adore said...

OFFTOPIC

sobre el post anterior:
yo siempre he sido raulista, aunque sea culé, e incluso hace tiempo tuve discusiones defendiéndolo.

aunque ya no sea el de antes, actualmente el desgaste que hace en cada partido es espectacular, ejemplo de profesional con mayúsculas.



sobre el post actual

donde he de firmar para mostrar una sonrisa desganada con la sexta liga consecutiva del barça??
je

saludos crack!

 
At 11:09 p. m., Blogger shojan fitzgerald cruyff said...

Aquí hay una explicación al tema que propones, con el cual estoy de acuerdo. Hay que aprender a disfrutar del momento. Cuando llegue un PSG o un Mónaco o un O. Marsella y les arrebaten unos cuantos títulos, se darán cuenta de lo grandes que han llegado a ser.

Un abrazo.

 
At 12:21 a. m., Blogger Rubén Uría said...

'Se trata de algo mucho más complejo que acomodarse en el triunfo: incomodarse en un éxito cotidiano porque no se ha alcanzado el nivel exigido para lo extraordinario'. Gran frase! Y buen blog, intentaré sacar más tiempo para pasarme por este blog.

 
At 4:23 p. m., Blogger Jogo Bonito said...

@ piterino

Genial Pedro, ayer en Fiebre Maldini vi la celebración de la 1ª de las 6 ligas que han ganado los de Gerland (la primera de su historia) y comparar festejos con la última era increíble. Quizá la eliminación frente al Roma influye, pero desde luego no justifica.


Un abrazo.

 
At 11:49 p. m., Blogger piterino said...

@zaragocista

El nihilismo es una corriente filosófica que niega que todo lo que vivimos tenga de verdad sentido.
Bueno, o algo así, que me lo estudié en el colegio en Filosofía ...
Un saludo!

@ava_adore

Me imagino que firmaríais donde sea, y es que es una pena. A ver si en unos meses no se arrepienten ...
Un saludo!

@shojan fitzgerald cruyff
Es que han llegado a ser grandes grandes de verdad, el único dominador verdadero en una gran Liga europea.

@rubén uría

Gracias! Lo mismo digo de tu blog, que ya he visitado. Un saludo!

@jogo bonito
No justifica para nada. Ya decíamos en verano que quizá les faltaban un par de refuerzos que les hicieran dar el salto cualitativo necesario, y a todos se nos ocurrían los nombres de Trezeguet y Ribèry, franceses y asequibles en el mercado por distintas razones.
Me ha recordado, salvando las distancias, a la fría celebración de la última Liga que ganó el Real Madrid; recuerdo tener la sensación de que se vivió con más fervor el subcampeonato de la Real Sociedad (que no dejaba de ser una Liga perdida) ...
Un saludo!

 

Publicar un comentario

<< Home