jueves, octubre 16, 2008

El país de las maravillas.

La UEFA ha sancionado al Atlético de Madrid con el cierre de su estadio por dos partidos en una decisión que compromete la equidad del máximo organismo europeo.
Según los realistas norteamericanos, en el fondo los jueces no toman sus decisiones aplicando el Derecho al caso concreto, sino en base a otras consideraciones (tendencia política, condiciones personales, incluso un mal día con su mujer), y después recorren el Derecho para revestir esa decisión de apariencia jurídica. Pues eso, realismo puro y duro el de la UEFA, pero no el natural, sino el doctrinario. Así se imagina uno a estos jueces del mayor espectáculo moderno, desempolvando las arcaicas pelucas y el añorado despotismo. Y es que, a falta de un argumento definitivo, se han dedicado a mezclar churras con merinas en un rebaño de ideas carente de toda lógica.
Dice un proverbio vasco que Zenbat eta ipurdia gorago, orduan eta burua beherago, que viene a ser algo así como: "Cuanto más alto el culo, más baja la cabeza". La imagen es reveladora: al Atlético le han invitado a mover su trasero respingón en su vuelta a la Copa de Europa y, casi sin darse cuenta, se ve con la cabeza gacha, en una postura humillante.

Primero, se acusa a la Policía de brutalidad y se le responsabiliza de los incidentes en la grada. No hay duda, nada como el sano diálogo y el debate sosegado para convencer a una turba de parásitos sociales (franceses, por cierto) de que retiren una pancarta ofensiva y se abstengan de orinar y lanzar asientos al respetable. Incluso hay quien se permite exigir la excarcelación de un delincuente, pasando por encima de la Jurisdicción española, escrupulosa con las libertades públicas y las garantías penales. Hablamos, por cierto, de un asilvestrado con aspecto de no visitar la ducha más que en días señalados y fiestas de guardar, que provoca y agrede a un policía. Con todo mi respeto a los derechos humanos, un porrazo en zona innoble y una temporada entre rejas es lo menos que necesita este angelito.

Pero es que también aparece el argumento de moda y se vuelve a acusar al fútbol español de racista, lo que merece otro tipo de reflexión pues el problema es más sencillo y, a la vez, va más allá de la pura xenofobia. Generalizar siempre tuvo bastante de injusto, sobre todo cuando se trata de ponderar la estulticia. En España cumplimos con nuestra cuota de idiotas patrios, que emiten sonidos simiescos porque es su forma de comunicación. Son orangutanes nostálgicos de la evolución de la especie: se depilan el vello y caminan erguidos, pero tienen por cerebro un cacahuete. Y la proporción es aquí similar a la del resto de lugares del mundo, pues Darwin no introdujo variantes geográficas en su teoría.


Lo que no está tan claro es que se trate de una cuestión de racismo. El problema va más allá y tiene que ver con la falta de educación y de respeto a los demás. Muchos van al fútbol a volcar sus frustraciones cotidianas y a culpar al mundo de sus sueños incumplidos. El fútbol entendido no como expresión cultural de una sociedad que sigue encantada con jugar, sino como opio del pueblo. Por ahí empezamos mal. El rival de cada día como diana improvisada de nuestra falta de brillantez, la confusión de la muchedumbre como cobarde arrebato de valentía.
No sólo se insulta a los negros o a los moros, sino que se utiliza para ello una supuesta tendencia sexual, un defecto físico o incluso se exalta el asesinato de un aficionado del equipo contrario. ¿Racismo? Sobre todo, tontos redomados.


Un relato de Mario Benedetti ("Su amor no era sencillo") nos presenta a dos amantes; como él sufre de claustrofobia y ella de agorafobia, hacen el amor en el umbral. En ese mismo umbral que separa la injusticia de la demagogia fornica a su antojo la UEFA, a medio camino entre la perversión privada y el escándalo público. Nada mejor que una víctima propiciatoria para presentarse como paladines del respeto y el multiculturalismo en el espectáculo de masas: tan conocido como para que dé que hablar, tan pardillo como para que su molestia sea un riesgo asumible, con una candidatura olímpica como chantaje emocional y alguna torpeza individual sacada de contexto (gracias a Luis Aragonés, por ejemplo) como etiqueta colectiva.


Que quede claro y nadie se acompleje: España no es un país racista (al menos, no lo es más que otros), su fútbol no es un claro ámbito de barbarismo y su Policía utiliza la fuerza como las demás. Seremos conocidos como pardillos, señor Platini, pero a estas alturas no nos chupamos el dedo.


Los Piratas- El equilibrio es imposible
Foto: EFE

Etiquetas:

18 Comments:

At 9:44 p. m., Blogger Joaquín Pineda said...

Gran post si señor, te expresas tan bien que da gusto leerte.

Lamentablemente nos están tildando de racistas(nos engloban a todos) y parece que hay una campaña en contra de España pero a día de hoy sigue habiendo insultos hacia los jugadores de color en ciertos estadios, sin ir más lejos en el Bernabéu y el Calderón un fin de semana si y otro también y en este mundo pagamos todos, ¿porque estuvo la afición bética cerca de 2 meses sin pisar su estadio? porque uno, repito, UNO le dió por tirarle una botella a Armando.Y si la única forma de acabar con esto es cerrando estadios pues que se cierren lo que no podemos negar es que España sigue habiendo racismo.

 
At 11:23 p. m., Anonymous fernando said...

Piterino, tienes toda la razón. ESpaña somos todos y debemos defenderla todos. Sin mirar si somos de Madrid, SEvilla o Valencia. Piterino, grande una vez más.

un abrazo.

 
At 1:18 a. m., Blogger Pablo said...

Una vez más, brillante, Pedro.

No ha debido ser fácil para la Uefa asumir su ridículo y esconder la cabeza bajo el cuello de la camisa. Ahora sí, a perro con vicio de morder no le para ni un bozal; ya pueden tener cuidado policía e hinchas atléticos el próximo miércoles porque no le van a pasar ni una.

Respecto al racismo, vuelvo a reivindicar un alegato que ya he formulado en el blog de Fernando. No podemos quedarnos tranquilos y utilizar como excusa banal aquello de "Los que gritan son cuatro tontos. Cuatro tontos hay en todas partes". En cada estadio sabemos quienes son esos cuatro tontos y no solo no los denunciamos sino que les reímos las gracias o nos sentimos aliviados porque nosotros no somos.

Recuerdo una anécdota en un partido contra el Barça en el Coliseum. Debido a una polémica suscitada el año anterior, desde megafonía y en el marcador luminoso se nos rogó que no lanzásemos gritos racistas. Lo que debió haber sido una valiente llamada a la cordura se convirtió en un "tocamiento de pelotas" y la gente lo pagó con Eto'o, como si Eto'o tuviese la culpa de la idea surgida desde la directiva del Getafe ¿Qué quiero decir con esto? Que a lo mejor racistas no somos, pero un rato gilipollas sí que seguimos siendo (y con perdón).

Hay que educar desde todos los frentes y hacer ver, sobre todo a los niños, que serán los aficionados de mañana, lo que es correcto y lo que no. Que el respeto al rival no está reñido con el ánimo hacia tu equipo y que, si algún día le lanzas una silla a un policía, te van a coser a mamporrazos. Y con razón.

Un abrazo, Pedro. Un post magnífico.

 
At 10:30 a. m., Anonymous Anónimo said...

Si querido, es lamentable q el razismo en España esté adquiriendo estas dimensiones internacionales, o al menos europeas, sin que nadie parezca hacer nada al respecto y ante nuestros atonitos ojos.
Pero más lamentable es aún que este post no lo esté admirando enmarcado en un deportivo blanco y rojo, llamese AS o MARCA (más de tu agrado). Cuando tu cristalina y esbelta literatura podra ser admirada en un diario lustroso? Si, has leido bien, DIARIO!!!. Por que tanto talento debe ser admirado con mas asiduidad.
Un abrazo querido amigo
Rafa Lao

 
At 11:21 a. m., Blogger Lecciones de la Pelota said...

Cuanto tenemos que aprender de la Premier también en este sentido...La sanción al Calderón me parece injusta, toda vez que se le intenta quitar autoridad a la policía española.
Cuando vinieron a Sevilla los seguidores del Tottenham, no puedes imaginar lo que formaron.
Si comparamos lo del Calderón con aquello, lo del estadio madrileño es una discusión familiar.
¿Por que intenteamos quitar autoridad a la Policia dandole la razon a este tipo de "aficionados"?
Sinceramente, por mas que me lo expliquen no trato de entenderlo.
Creo que todos los españoles debemos de luchar contra los ultras, contra los que dicen ser los verdaderos aficionados, y posteriormente tiran sillas, botellas, y de todo.
La Uefa, como tal, no debe permitir que los ultras del marsella entren en los campos de futbol, por que a esta gente se le conoce desde hace bastante tiempo.

Un abrazo

 
At 12:26 a. m., Blogger Chechu said...

En Inglaterra ya nos tildan de racistas y de todo lo malo habido y por haber aun cuando sus hooligans la van armando buena por cualquier lugar. ¿Racistas? Mencionemos sus actitudes racistas, no habría por donde parar.

La sanción de la UEFA es injustificada a todas luces. La afición marsellesa cargó contra la policía, lanzó sillas, batalló contra los atléticos y ensuciaron campo y calles, con lo cual la sanción tendría que ir por otros lados, no para el Atlético.

Saludos

 
At 1:08 a. m., Blogger Zorro de Segovia said...

tengo amigos franceses que dicen que su selección nacional está llena de negros y que no les gusta. ¿Es esto ofensivo? No, primero porque es verdad que casi todos son negros y segundo porque tienen derecho a preferir verse representados por gente de su pueblo a gente que acaba de llegar. ¿Es eso racismo? no, es una opinión como otra cualquiera.

 
At 1:22 a. m., Anonymous Zu said...

Completamente de acuerdo Pedro.

El señor Platini intenta explicar a toda Europa lo salvaje y Neanderthal del sistema policial español. Lo hace con un equipo con poca historia europea y con un mensaje claro de que Madrid y en su defecto España no están a la altura.

Sr. Michel Platini, ha perdido toda la credibilidad que tenía , es usted un demagogo y nos hace pensar mal (aparte de haber nacido muy cerca de Marsella), que saca usted de este gran despropósito.

Como bien dice Pedro, "no nos chupamos el dedo". España no tiene ni la mitad de los problemas racistas que acechan a Francia. Y enterese bien, en los campos españoles está practicamente erradicada la violencia.

Al final del post me he visto hablando en alto y pidiendo la dimisión de Platini a una escualida lampara de pie.

Felicidades, un post realmente bueno.

Un saludo.

 
At 5:20 p. m., Blogger La Quinta del Buitre said...

Yo he oído y visto a Pape Diouf, Presidente del Marsella, y más que le máximo accionista de un club de elite, parece un dictador de cualquier país del África negra de ésos que hacen entrevistas en el Canal Odisea en un inglés o francés ininteligible. Ciertamente, sus palabras, en vistas al partido de vuelta en el Velodròme, me parecen increíbles: "Perdonamos pero no olvidamos". Pues vaya perdón.

¿Qué si hay racismo aquí, en España? Lamentablemente, pienso que este país aún no se hizo a la idea de que vive con emigrantes, desde hace un tiempo. Se sigue haciendo comentarios inapropiados, descarados, exabruptos, estupidos y muy ofensivos.

No sé si este país es más racista que Inglaterra, Francia o Alemania, pero desde luego que por desgracia no lo es menos.

Y me refiero tanto a gente de izquierdas y de derechas. El reparto es exaequo.


Un abrazo.

 
At 2:40 p. m., Blogger hoeman said...

Enorme, piterino, enorme reflexión.

Sólo puedo aplaudirte.

 
At 9:49 a. m., Anonymous Anónimo said...

Grande Piter!!! Desde estas tierras lejanas perdidas de la mano de Dios, de gusto saber que sigues con tu gran trabajo. Un saludo muy grande, MEX.

PD Si soy el Mex de MAdrid destinado en Vietnam!!!

 
At 7:54 p. m., Anonymous Silvi said...

Pues yo y sin ánimos de copiar a Hoeman me quedo con su comentario bueno lo varío un poco para que no me acusen de plagiar, buenísimo tu post y ya es algo que empieza a cansar. Cuando vas a hacer uno regular??? Estaré a la espera ;-)))

Por cierto lo que dices de la policia es gracioso pero muy real, alquien piensa que con semejantes energúmenos se puede dialogar¿? (a parte de Platini claro.

Un beso

pd. La canción la tenía escuchada y la has clavado porque va al pelo con el post.

 
At 3:02 p. m., Blogger piterino said...

@joaquin pineda

Gracias! No quería decir en el post que no haya racismo en España, sino que no es justo que nos escojan como chivo expiatorio o como ejemplo de racismo por antonomasia.

@fernando

Gracias, estamos totalmente de acuerdo.

@pablo

Veo que coincides con mis opiniones excepto en el tema concreto del racismo. Como le decía a Joaquín Pineda, no pretendo insinuar que no exista racismo en España en general, y en nuestro fútbol en particular. Pero sí poner el acento en dos realidades que considero ciertas: que no somos un ejemplo de racismo radical como sociedad (con las indeseables manifestaciones que hay en todas partes) y que el problema, ya delimitado en el fútbol, va más allá (como tú bien dices además) y además está impregnado de mucha demagogia. Añado una reflexión políticamente incorrecta: ¿estaría legitimado un futbolista homosexual a abandonar un campo porque un sector de la afición le grita "maricón!"?

@Rafa

Muchas gracias de verdad! Ya sabes lo que te digo siempre: me lees con muy buenos ojos, los de buen amigo, jeje. Un abrazo.

@lecciones de la pelota

Ése es otro aspecto curioso de todo esto: la UEFA aparece posicionada al lado de un grupo de radicales, conocidos en Europa por otro lado por su carácter alborotador desde hace años.

@chechu

Tampoco es aquí cuestión del argumento del "y tú más", sino de tratar de reflexionar como sociedad sin fijarnos en los demás. Eso sí, lecciones de respeto e integración ya aprenderemos en otros lugares, no en Inglaterra ni en Marsella.

@zorro de segovia

Bueno, creo que esas reflexiones ya tienen otro calado y darían pie a un post o a un debate particular. Para empezar, porque el gran secreto del éxito francés ha sido precisamente ese carácter multirracial de la selección, con muchos jugadores no nacidos entre las fronteras de la Francia actual. En todo caso, supongo que el equipo nacional termina siendo el reflejo de la composición social, por lo que cuestiones así nos podemos plantear aquí en poco tiempo.

@zu

Gracias, de verdad! Coincido contigo: me estaba gustando casi todo de Platini ... hasta este episodio. Lamentable.

@la quinta del buitre

Hay racismo entre nosotros, como la ha habido y lo habrá en cualquier sociedad que comienza a tener un intercambio diario y una convivencia con culturas y razas distintas a las suyas. Pero una cosa es tratar de tomar conciencia de ello como grupo humano que somos, y otra que debamos consentir cargar con la etiqueta de "público racista" o "país xenófobo", como castigados ejemplarizantes ante todos. El sentido del post, entre otros, era ése, y no por supuesto intentar cerrar los ojos ante un problema cierto y, muchas veces, sonrojante.

@hoeman

Pues muchas gracias, de verdad!

@mex

Qué sorpresa y qué ilusión que te hayas acordado de mí allí en Vietnam y hayas dedicado un rato a pasarte por aquí. Espero que todo vaya bien por allí (seguro que sí), tendrás que contar ya miles de cosas. Un abrazo fuerte, Mex!

@silvi

Gracias como siempre por tus palabras. Es que es eso, dejando a un lado casos vergonzosos, me gustaría saber de qué forma puede en ocasiones la Policía mantener el orden (y protegernos a los demás, por cierto) si no es utilizando la fuerza. Me encanta la canción, es una de las preferidas de un muy buen amigo y me parecía adecuada.

Gracias a tod@s y un saludo!

 
At 3:38 p. m., Anonymous Elías Alonso Aparicio said...

Estimado amigo Pedro:

Como siempre un artículo que ralla la alta literatura y nos dejas a los que intentamos, o pretendíamos, llegar a tu nivel como estúpides insensatos.

Ya te lo he comentado en muchas veces, yo creo que el racismo no existe, creo que hay prejuicios, pero como en todas partes, incluso entre territorios españoles. Y si existe el racismo, está en todas partes y nadie se libra de esta xenofobia, se incluye un servidor.

Sobre la UEFA, pues decirte que aunque tengamos una de las mejores ligas del mundo, los organismos siempre nos la quieren meter doblada, y lo consiguen una de cada una. ¿Qué hacer? si yo tuviera la solución muy mal iría el país.

Un abrazo amigo.

 
At 1:20 p. m., Anonymous Anónimo said...

Cuanta razón tienes amigo. En todos los países hay "tontos" que se hacen notar en el fútbol, y España no es una excepción. Pero de ahí a generalizar con todo un país es exagerado.

Un saludo desdelacibeles.blogspot.com

 
At 10:58 p. m., Blogger Zorro de Segovia said...

son pocos tontos, pero pueden provocar el mal de muchos. Cada club ha de controlar a "sus tontos". Es verdad que en este caso se han pasado, pero en el siguiente partido en el Calderón han aparecido pancartas fascistas de tal tamaño que era imposible pasarlas por la puerta sin la aquiescencia o permisividad del club

 
At 12:40 a. m., Blogger CALIGULA said...

Los realistas norteamericanos que vayan a analizar la burbuja financiera.

Saludos Pedro!

 
At 4:21 p. m., Blogger LeccionesdelaPelota said...

@ Piterino

Sabes de sobra que ando totalmente en desacuerdo del Spam, pero te lo digo por qué sé que puede interesarte. Le he realizado una entrevista a Marquinos, de futbolitis.

Un abrazo, Alejandro

 

Publicar un comentario

<< Home