viernes, marzo 07, 2008

Blanco nuclear.

La cadena de estrategia que une al poder político, el general y los soldados de arriba a abajo ha sido, históricamente, un factor clave para los imperios. Allí donde uno pueda imaginar un tablero y el triunfo consista en pequeñas victorias sucesivas, tener una idea y contar con los elementos para llevarla a cabo es el camino más corto para ello.
En el siglo III a. de C., la guerra de los mercenarios, que culminó con el sometimiento por Roma de los insubros, desveló a Cartago que debía expansionar sus dominios. Aníbal conquistó el norte de África y la Península Ibérica, y se aprestó, tras pactar con los galos, a atacar Italia con todo el peso de su poderoso ejército. Una vez atravesó los Apeninos (donde perdió un ojo), Roma fue consciente de la situación de emergencia, y nombró dictador a Q. Fabio Máximo, cuya estrategia de evitar los grandes enfrentamientos y dificultar el aprovisionamiento de las tropas cartaginesas dio pronto sus frutos. Pero los jóvenes y enardecidos senadores romanos no compartían esta idea dilatoria y no volvieron a elegir a Q. Fabio dictador al año siguiente. Aníbal empezó a masacrar a las tropas de Roma, que lo intentó todo (enterrar vivos a dos galos y dos griegos en el Foro Boario, sacrificar a dos vestales acusadas de estupro, ...) antes de retomar la estrategia de Q. Fabio: evitar los grandes duelos y prolongar la guerra, lo que desmoralizaría a los hombres de Aníbal, mercenarios en su gran mayoría, quienes ante la falta de botines inmediatos empezarían a desertar.


Aun a riesgo de resultar repetitivo, se percibe de nuevo la sencilla analogía del Real Madrid con el imperio romano. Tras el ocaso de los dioses, confió la suerte de sus incursiones deportivas a dos entrenadores que, a grandes rasgos, tenían mucho en común: entendían el juego de ataque a partir del robo y armado instintivo de la transición, entendían la comodidad en el campo teniendo la pelota el equipo contrario. Luxemburgo y Fabio Capello no imaginan la burla y distracción que precede cualquier acción de ataque haciendo circular el balón hasta el momento preciso, sino replegándose y pareciendo un equipo del montón. La idea, como cualquier otra, es válida, pero la falta de coherencia la ha desvirtuado.


Primero, porque se intentaba jugar así con cinco futbolistas sin ojos en el cogote y que sólo sabían pedir la pelota al pie; y después, porque se sustituyó al segundo general en jefe por otro, con la misión de cambiar de idea, pero armándole con soldados que dominan mejor la transición que la posesión, la aparición que la estancia, la sorpresa salvaje que la paciente seducción.


En verdad, este cambio de idea parece impuesto desde fuera: esa nebulosa de intereses e imposturas que nos impiden ver al Real Madrid como un club normal y corriente. De ahí cuelgan quienes medran con la información (el Madrid es tan grande que a cualquier detalle se le llama noticia), quienes presumen de lo que no son (el Madrid ha ganado tanto que se le pegan aficionados de quita y pon, poco proclives a sufrir) y quienes disfrutan careciendo de pasión (el Madrid da tanto juego que algunos imaginaban ya un pasillo deshonroso del eterno rival en enero).


Si rascamos todo eso con la uña, nos encontraremos el corazón de un equipo como cualquier otro, personas convencidas de unos valores y una historia, que exigen mucho porque siempre han dado más y tienen la suerte de estar acostumbrados a la victoria y a no poder recordar todos los títulos que han celebrado. Me hace gracia la confusión de todo esto con prepotencia: la potencia se supone de antemano siempre que uno es grande en competición.


Imaginemos un equipo que no acepta ser segundo, en el que los árboles del ruido mediático no dejan ver el bosque del respeto a un historial; que sólo ha vivido una alegría poco valorada en cuatro años y se siente un poco más lejos de las élites que hasta hace poco dominó; un equipo que, en la derrota, siente sus rasgos desvalidos porque a nadie parece interesarle que existan: los laureles del siglo, el compromiso con el esfuerzo, la brillantez indiscutible, las mocitas madrileñas, la máxima exigencia, el blanco impoluto. Pongamos que hablo del Madrid.
Maná- En el Muelle de San Blas
Fotos: www.elmundo.es, Marca

Etiquetas: ,

25 Comments:

At 10:26 p. m., Blogger CALIGULA said...

El Real Madrid es una bella y sofisticada mujer que se mueve seductora al compás de la música.
Pero cuando pierde se convierte, después de las lágrimas, en una cara agrietada con el rimel corrido.

Aníbal por el sur y Asdrúbal por el norte, invadieron Italia con el plan de encontrarse en Roma. Durante once años no se vieron. Nerón derrotó a Asdrúbal. Ordenó que le cortaran la cabeza y la mandó arrojar en el campamento de Aníbal. Así Aníbal supo que su hermano había sido vencido.

Saludos de Buenos Aires.

 
At 2:17 p. m., Blogger Enamorado Del Fútbol said...

Bonita historia, el madrid creo que es un imperio que poco a poco y durante ya..unos 3 o 4 años está en decadencia, y digo poco a poco porque mira como va en la liga, lider. Se demuestra el poder de los imperios, hasta que no esten en el suelo, no podemos darlos por muertos.

Gran artículo. Saludos Piterino.
www.enamoradodelfutbol.blogspot.com

 
At 3:04 p. m., Blogger J. Urrutia said...

Imperio decadente el madridista. El año pasado se encontraron con un triunfo que otros no buscaron con el mismo ahínco...

¿qué pasará este ejercicio?

Mi pronóstico es claro: caerá el nuevo centurión, el maleducado teutón.

Un saludo.

Pd: Se oyen risas desde la lejana Gorizia...

 
At 3:04 p. m., Anonymous fernando said...

El Madrid debe ganar y jugar bien, no vale con victorias sin brillo. Eso es la grandeza de un equipo ganador.

un abrazo.

 
At 3:57 p. m., Blogger zaragocista said...

El Imperio Romano no se amilanó en el mejor de los escenarios. Vaya baño táctico de los de Spalleti. Además de hacerlo bien, lo hicieron fácil: acabaron las jugadas, dieron pases cortos, las líneas las juntaron y a partir de ahí, pùedes improvisar.



Un abrazo Piterino.

 
At 8:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

En gran parte de España no creo que se vea así al R. Madrid, aunque es cierto que en la lejanía si se le considera el gran imperio futbolístico y levanta una mayor mística.

 
At 2:50 p. m., Anonymous Anónimo said...

Estimado amigo Pedro:

Ya me conoces, y eres sabedor por mi adoración por la historia y por las grandes gestas en las batallas y en las guerras, por eso me ha encantado esa parte del artículo.

Con respecto al Madrid, decir que por ahora es el equipo con más títulos en Europa, aunque muy seguido del Milán, y que eso genera una mística en todo el mundo del fútbol que puede enamorar a cualquiera, pero se intúe que últimamente no sabe este equipo a dónde dirigirse dentro del campo.

P.D.: Odio con todas mis fuerzas a Maná, estás bajando en gusto musical. En lo demás, te has vuelto a superar.

Elías Alonso Aparicio

 
At 5:12 p. m., Blogger Fenrisar said...

See Here or Here

 
At 5:21 p. m., Anonymous pablo said...

El principal pilar de sostenibilidad de un imperio pasa por mantener los valores y no olvidar los errores. En el primer caso, tú has dado en el clavo con el ejemplo (muchos soldados se unen a este imperio por huir del sufrimiento). El segundo deriva del primero y es el pensar que simplemente se puede ganar con la camiseta. Todo el optimismo y descrédito que se vendieron durante los quince días previos al partido ante la Roma le explotaron en la cara al Madrid el día de su batalla más importante. Eso no le quita grandeza, pero sí le quita crédito.

Genial como siempre, Pedro. Un saludo.

P.D. Pásate por mi blog. He publicado la charla que tuvimos sobre el Athletic.

 
At 7:08 p. m., Blogger La quinta del Buitre said...

Yo pienso que la grandeza del Madrid, para mí el equipo más representativo del mundo, no debe hacernos perder, me refiero en especial a los madridistas, el oremus. En el mundo también hay grandes equipos, y a veces el madridista parece que lo olvida. Recuerdo que en 2003, cuando la Juve nos eliminó en las semifinales de Champions, la gente se quería comer a Del Bosque y yo no lo comprendía. Con ese hombre el R. Madrid, hasta esa eliminación a manos de los Del Piero, Trezeguet y cia., había ganado una Liga y dos Champions y estaba líder por delante de la Real Sociedad. Y para más inri, había llegado en 2001 a las semis de Champions y había sido finalista de Copa en 2002. ¿Se podía pedir más? Pues eso es lo que yo preguntaba y salía trasquilado una y otra vez. Eso, y discrepo contigo Pedro, sí es prepotencia. En muchas ocasiones, sí hemos sido prepotentes, hemos perdido el norte y el sentido común.

PD: A todo esto, desde aquella eliminación a mano de los de Lippi, no hemos vuelto a llegar a semifinales... Llámame ventajista si quieres.

 
At 7:09 p. m., Anonymous Fútbol de Primera said...

Artículos como este hacen que el mundillo de los blogs, por momentos, sean ampliamente superiores en calidad narrativa a los medios periodísticos tradicionales. Me encanta cuando se puede conjugar al fútbol con cualquier otra disciplina, como la historia antigua en este caso. Por momentos, parece que el fútbol solo fuera fútbol y nada tuviera que ver con el resto del mundo.

Saludos y felicitaciones por el blog!

http://www.futbolprimera.es/

PD: eso sí, coincido con Elías. ¿Cómo puedes haber puesto una canción de Maná? Creo que están en el top five de mi lista negra ;)

 
At 8:47 p. m., Blogger Legalize25 said...

El Real Madrid es un Imperio que cayo gravemente en una decadencia rapida y aora esta intentando resurgir, lo intenta con gente nueva, filosofias varias... Al final un Imperio es grande realmente cuando los otros no lo son, este es el caso de la liga española, no existe ningun club que aora mismo este a un nivel fuerte y en el pais de los ciegos el tuerto es el rey.

 
At 8:56 p. m., Blogger Juan José Mateo Socorro said...

Cómo siempre, el Madrid no pasa inadvertido para nadie. Ganarán esta liga sin lugar a dudas. La pena es que no hayan tenido rival.

 
At 10:52 p. m., Blogger hoeman said...

¡Siempre se aprende contigo! Imprescindible tus citas ya sean históricas o actuales.

No menos rica la reflexión sobre el Madrid, con la que estoy muy de acuerdo. El Madrid tiene soldados pillos y muy eficientes, pero no generales capaces de liderar sin discusión a todo el pueblo.

Añadir que a mi me da que la exigencia y la excelencia con la que algunos se llenan la boca nunca ha existido, al menos desde que tengo uso de razón. Me parece un invento que ha calado "hondo".

Espero no ser reiterativo ni pedante en el halago, pero el último párrafo: ¡de aúpa! Creo que podías recopilar tus post y publicar un libro con estos artículos de crítica socio-deportiva. Yo lo compraría.

 
At 11:03 p. m., Blogger hoeman said...

En el tercer párrafo me refería al "jogo bonito" y no a la exigencia, que ésta siempre ha sido bárbara.

Y al contrario que la mayoría, al parecer, a mí tb me gusta Maná. Buena elección, le va que ni pintado a tu artículo.

 
At 1:00 a. m., Anonymous Doctor Beltrán said...

Piterino te aviso para que no vuelvas a llegar tarde ;)

Un saludo y ya no me apetece decirte lo genial que es cada uno de tus post por repetitivo, pero ya sabes lo que pienso.

Un saludo

 
At 3:08 a. m., Blogger Dale pelota said...

Me encanto el post, realmente genial!. Te felicito por el blog, es la primera vez que lo visito y me gusto mucho. Yo tambien tengo uno (www.dalepelota.blogspot.com), espero tu visita.
Un saludo desde Argentina!

 
At 8:23 a. m., Anonymous Silvia said...

El Madrid aún reconociéndole su grandeza en cuanto a títulos ahora mismo y desde hace unos años es un imperio en decadencia y ésta no se ciñe sólo a la futbolística sino al apoyo de la gente. Siempre España fue 3/4 partes y media más madridista y ahora ese blanco impoluto se va tiñendo de otros colores.

En cuanto a lo que apuntas de la prepotencia efectivamente lo que tú explicas no lo es, pero si hablamos de actualidad sí es prepotencia el discurso de su entrenador, sí es prepotencia que todo lo de ellos se de por mejor y no se respete la voluntad de un seleccionador, sí es prepotencia decir que van a ganar la Liga en enero y así podría decir algunas más ....

Yo como Hoeman espero no ser reiterativa en mis halagos pero con este post aunque sea blanco impoluto ;-))) una vez más lo bordas. Tu última estrofa siempre es el colofón de oro y la canción siempre acorde a las letras que escribes. FELICIDADES

Un beso Pedro

"Nadie La Pudo Arrancar
Y Del Mar Nunca Jamás La Separaron..."

(Es lo que tiene el mar nadie nunca te puede separar...)

 
At 7:00 p. m., Blogger ARO GERALDES said...

¡Qué hermoso es el fútbol! Aunque sea un espectáculo, aunque lo conviertan en un negocio, el juego sigue estando. Y los poderosos imperios pueden caer, como no ocurre ya en casi ningún ámbito de la "realidad".
A no confundirse, que Real Madrid ponga millonadas al servicio de un equipo es algo que el fútbol agradece... Y saber que el dinero no lo puede todo, se reconforta mucho más.
Un fuerte abrazo...

 
At 8:13 a. m., Anonymous Oscar said...

El Madrid desde la época de la Quinta del Buitre empezó su decadencia quizás no a nivel de títulos que aunque bajó el nivel todavía fue ganando, pero sí a nivel de juego y de forma de entender el fútbol.

Después de eso ni la afición madridista ha encontrado un equipo con el que identificarse ni tampoco una alineación.

El imperio romano cayó y el Madrid lo está haciendo casi con la misma lentitud que lo hizo el primero.
Y por buscar una coincidencia entre el Imperio romano y el "Imperio Blanco" es que los dos sufrieron y uno sigue sufriendo de prepotencia (no de potencia)

Buen post te felicito por el.

 
At 5:20 p. m., Blogger Alejandro said...

Hola Piterino muy buen post
Dado el elevado numero de millones gastados te viene la presion de intentar alegrar al público del Bernabeu y hacer un futbol espectaculo.

Ál Madrid además de ganar tiene la obligación de jugar bien. Scuster no lo está consiguiendo y eso es un problema para él, y si no que se lo pregunten a Capello.

Saludos desde:
http://pasionsevillista.blogspot.com

 
At 5:38 p. m., Blogger Javi said...

Creo que a casi todos los aficionados que no son madridistas, no les gusta todo lo que rodea al Madrid porque es todo lo contrario a un club normal. Ya imaginaba por donde irían los tiros leyendo el primer párrafo.

saludos crack, se aprende más de historia contigo que en clase.

 
At 11:16 p. m., Blogger piterino said...

@calígula

Buena metáfora, la verdad es que ver a los aparentemente intocables sufriendo llama la atención, en la vida y en el fútbol.

@enamorado del fútbol

Bueno, yo no lo veo tan en decadencia, acaban de ganar la Liga, llevan camino de llevarse ésta y sólo llevan cuatro años malos en Europa.

@j. urrutia

No tengo yo tan claro que prescindan del centurión, no tengo a los mandamases por tan irresponsables.

@fernando

Hay quien cree que el verdadero brillo sólo está en el triunfo, y creo que muchos imperios se edificaron sobre la base del pragmatismo.

@zaragocista

Hasta hace poco, el respeto que infundía el Real Madrid era enorme, pero el planteamiento de la Roma revela que muchos ya saben que la mística no elimina rivales por sí sola.

@anónimo

Ya sabemos que en la lejanía se tiende a deformar las figuras.

@elías´

Sí, es verdad, llevan varios años dando bandazos, sin una idea clara.
Ya sabes que la música nunca fue uno de mis fuertes, jeje.

@pablo

La verdad es que, más que centrarme en lo imperial del Madrid, pretendía llegar al alma del madridismo, porque sé que la tienen aunque desde lejos parezca una amalgama de forofos que sólo presumen de exigir y exigirse.
Pero tu comentario, genial.
Gracias por todo, Pablo.

@la quinta del buitre

¿Y tú crees que el madridismo "de verdad" estaba de acuerdo con cargarse a Del Bosque y Hierro de aquella manera? Fue una decisión de la cúpula del club, equivocada a mi entender, pero que creo que refleja bien lo que trataba de exponer yo en este post. Hago esfuerzos por pasar por encima de todo lo insportable que rodea al Madrid y llegar al alma de vuestro club y vuestros colores, aunque te reconozco que me cuesta muchas veces. Y no, no te llamo ventajista, es lo que hay.

@fútbol de primera

Pues muchas gracias!

@doctor beltrán

Jeje, muchas gracias míster. Y creo que volveré a llegar tarde, mil disculpas.

@legalize 25

Hoy por hoy, es posible que no, pero el Madrid supo resurgir cuando más fuerte suponíamos todos al proyecto del Barcelona.

 
At 11:32 p. m., Blogger piterino said...

@juan josé mateo socorro

Cierto, a todos, madridistas o no, nos acaba llamando la atención este equipo.

@hoeman

Gracias por todos los halagos, de verdad! Yo también llevo ya bastantes años viendo fútbol, y nunca he visto un Madrid al que caracterice la "excelencia", y eso que han ganado tres Copas de Europa conmigo de espectador. Esta temporada, me pareció una frase hecha como otra cualquiera para justificar el despido de Capello.

@dale pelota

Gracias, me pasaré también por el tuyo!

@silvia

Mis colores no me impiden reconocer y admirar la grandeza de otros clubes como el Madrid o el Barça, aunque determinadas personas tengan actitudes que justifican cada antipatía.
Desde luego, el carácter de su entrenador no ayuda en nada al Madrid, y menos aún los que queremos ver más allá de esa prepotencia que todos les achacan.
Un beso!

@aro geraldes

En fútbol, los imperios necesitan de una comunión de ilusiones y sentimientos que van mucho más allá del dinero, aunque sin duda éste es elemento indispensable.

@oscar

Estoy de acuerdo; además, precisamente creo que ha sido así porque los propios responsables del club no se han preocupado por acercarse a los valores del madridismo a la hora de confeccionar un equipo y confiarlo a un general.

@alejandro

Desde luego que es así, pero yo no recuerdo al madridismo tan entregado desde hace mucho tiempo como en los últimos meses de la temporada pasada.

@javi

Gracias! La verdad es que, tal y como funciona su entorno, me costaría ser madridista, al menos después de haber sido del Athletic,

Gracias a tod@s y un saludo!

 
At 12:40 a. m., Anonymous RMCF said...

Genial la foto del Buitre.

Un saludo.

http://canciondelpollino.wordpress.com/

 

Publicar un comentario

<< Home