martes, febrero 12, 2008

Por un futuro mejor.


Se ha escrito que en un partido de la Copa de África cabe, a la vez, todo el fútbol que uno pueda imaginar, y no puedo estar más de acuerdo. Muy posiblemente, en esos contrastes y en esa peculiar diversidad resida buena parte del encanto que desprende el torneo.
Futbolistas de primer nivel mundial (Drogba, Essien, Etoo, Kanoutè, ...) compiten entre errores impensables y porteros de circo; decenas de millones de euros de valor futbolístico real corretean en campos sin las mínimas medidas de seguridad y con un césped tan largo que podría alimentar a varios rebaños de vacas; dictadores y reyezuelos presiden palcos bautizados por la santería y magia negra de los brujos africanos mientras, a sus pies, la más cruda realidad lucha por sobrevivir; representantes de clubes millonarios y marcas multinacionales atraviesan, enfundados en trajes de seda y con escolta, poblados de hambruna y miseria rumbo a los estadios. Cuando el mundo de la prosperidad se sitúa entre tanta barbaridad, a todos se nos revuelve la conciencia.


Conviene no engañarse: África ha celebrado su gran fiesta del juego y la alegría mientras en Europa se lamentaban las largas ausencias o el riesgo de lesiones. Nadie se ha preocupado del fútbol africano en realidad, de su derecho a disfrutar de la lucha por dominar el Continente Negro y a sentirse protagonistas una vez cada dos años, de la vía de escape y elemento de unidad que supone este juego en un mundo con tantos problemas. Tal vez porque a nadie le interese que, en medio de la cruenta guerra civil que sigue desangrando Costa de Marfil, sólo la petición de Drogba de una tregua de dos horas para que el pueblo pudiera vivir tranquilamente el partido logró un alto el fuego, y sólo la celebración del pase a la final de hace dos años unió a todas las etnias por unos días, antes de volver a perder el juicio y retomar los fusiles para matarse entre sí. Quién sabe: si todos los días tuvieran motivos así para unirse, tal vez descubrirían el estallido de la paz.


África también ha vivido, en el campo, una lucha de estilos: la final enfrentó al fútbol físico, anárquico, atlético, de pura fuerza y quilates sin pulir de talento de los países subsaharianos con el juego más pausado, más equilibrado de los norteafricanos, histórica (y futbolísticamente) más expuestos a los influjos europeos. El triunfo de Egipto demuestra que las virtudes de la colocación, el orden y el trabajo táctico sin indispensables para competir en cualquier rincón del mundo.


Sigo convencido de que el futuro del fútbol puede ser negro (en el sentido racial de la palabra), pese a que la pretendida explosión del continente africano se venga profetizando desde hace tres décadas. Dijo una vez un ministro sudanés, respecto de los países del mundo desarrollado que "ellos tienen los relojes, pero nosotros tenemos el tiempo". Si se dedican a aprovecharlo, en vez de intentar fabricar ellos también joyas, aprenderán todos que no siempre se puede satisfacer el gusto por la aventura y la libertad que da el caos. La prudencia y el orden les llevarán a dominar esa pequeña gran parte del mundo que es un balón. Tiempo al tiempo.
Nelly Furtado- Say it Right
Foto: EFE

Etiquetas:

25 Comments:

At 7:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

Estimado amigo Pedro:

qué tema más delicado y profundo. Porque no sólo hablas de una competición que no se le da ni el 10% del interés deportivo que se merece, sino que también hablas de una situación paradigmática como es la que se vive en África.

Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el fútbol tiene un poder espléndido en esa sociedad, y como algo tan sencillo como un deporte hace que se declaren treguas... pero también tengo que decir que una tontería parecida como es el odio racial es la que dispara primero.

Las personas en definitiva nos dejamos llevar, y más en en esos países donde la civilización no ha llegado, la mayoría dicen que es por culpa del mundo desarrollado, pero tú como economista sabes que hay muchas otras causas de trasfondo.

El fútbol africano es portentoso en fuerza, pero también es indefinido, lleno de imprecisión, si alguna vez llegaran a controlar esa fuerza que hace que se les quede el campo pequeño, quizás veamos un gran equipo africano.

Un abrazo mi querido amigo Pedro, y gracias por tu comentario en mi espacio. Siempre me conmueves.

Elías Alonso Aparicio

 
At 7:14 p. m., Anonymous Anónimo said...

Me parece que la diferencia del fútbol africano con el europeo tiene mucho que ver con el nivel de los clubes. A ver si me explico.
Egipto se ha hecho con el campeonato gracias al juego colectivo en el que tiene mucho que ver el funcionamiento de las asociaciones de jugadores provenientes de dos equipos que han dominado el fútbol en ese continente.
A día de hoy eso lo veo muy complicado en equipos del Africa más meridional donde las grandes promesas emigran enseguida al fútbol europeo mientras en el país de origen no es posible instaurar una cultura de juego con personalidad propia
Los diamantes, efectivamente, se hallan en países de piel oscura, de atletas negros, pero no tienen tiempo de pulirse en casa. Emigran y les sacan brillo en otras culturas.
Por eso me da la impresión que gana Egipto dejando, además, la imagen de ser mucho mejor que los demás

 
At 8:35 p. m., Blogger Pablo Sorzano Ruiz said...

Hola Piterino,

No lo puedo evitar; soy un "romántico" del deporte y del fútbol en general y creo que la esencia de la Copa de África y de lo que debiera ser el futbol el general lo expresas muy bien cuando dices: "Conviene no engañarse: África ha celebrado su gran fiesta del juego y la alegría mientras en Europa se lamentaban las largas ausencias o el riesgo de lesiones" y también en "vía de escape y elemento de unidad que supone este juego en un mundo con tantos problemas".

Eso debiera ser el fútbol y el deporte para todo el mundo. Pero "nostros" (los que siempre hemos vivido entre los lujos del primer mundo) lo hemos convertido en un "elemento de diferenciación y disgregador" además de un instrumento mercantil y político (como todo lo que resulta de interés público).

Es una pena que se realice un seguimiento tan superficial de un torneo tan bonito. Decir por último que sobre los problemas del continente africano podrían escribirse millones de páginas así que mejor para otro día jeje!

Un saludo Pedro y perdona por la extensión pero el tema me resulta muy interesante.

 
At 11:53 p. m., Blogger El Ojo Periodístico said...

Hola. He visto este blog y la verdad es que esta bastante bien. Me he iniciado en este nuevo mundillo, antes totalmente desconocido para mi y la verdad es que me esta gustando bastante. Quiero abrir uno por plasmar mi visión del fútbol. Además pienso, y de hecho espero, que me ayude a sacar y conseguir el sueño de ser periodista deportivo. Ya he participado en varias tertulias locales, pero espero aspirar a más. Por eso quiero que nos intercambiemos links.
Un saludo
http://pinceladasdefutbol.blogspot.com

 
At 11:00 a. m., Blogger Budy said...

Que tal?
Pues la verdad para mi ha pasado totalmente desapercibida esta Copa de África, tan solo vi unos minutos de un partido en un bar que lo estaban emitiendo y lo mas destacable para mi fue, el colorido en las gradas, en el balón, en las camisetas de los jugadores y las "cantadas" de los porteros.
Lo pongo como ejemplo de lo que dices sobre como hemos visto "aquí" esa fiesta del fútbol, esa elemento de paz allí.
Di Stefano lleva diciendo desde que era "joven" que el futuro del fútbol es Africa, es negro. Tiempo al tiempo.
Un saludo

 
At 5:04 p. m., Blogger La quinta del Buitre said...

No, Pedro, no, el ministro sudanés debería saber, que también se necesitan relojes y, por desgracia, esos están en el primer mundo.

A mí África es un continente que me apasiona, una amiga médica prestó ayuda a enfermos (en Costa de Marfil y Ghana) hace varios años y dice que ha sido la experiencia más fascinante de su vida. Dicen que son gente agradecida, hasta límites insospechados.

No creo que el fútbol africano, ni en su parte negra y magrebí, pueda estar en el techo del fútbol a corto, medio o largo plazo. Al fútbol se juega como se vive, y este tipo de jugador, por muy europeizado que esté, apaga pagando ese peaje.

Desde los años 70 con la llegada de Salif Keita al Valencia, el fútbol africano dio grandes jugadores: George Weah, Ayeli Pelé, Madjer, Omán Biyik... No es cuestión de que no puedan aportar jugadores que den gloria a equipos europeos, esa asignaturan si la superaron, pero para dar el salto de calidad como colectivos, les falta infraestructuras.


Un abrazo.

 
At 5:23 p. m., Blogger Josep said...

Es triste ir a Africa y encontrate gente con mucha amabilidad pero con malas circunstancias de vida.

Bueno en el ámbito futbolistico vemos que está creciendo en estos últimos años.

Vemos cómo los equipos grandes buscan a un mediocampista dinámico y fuerte que es el caso de Keita, Toure, Essien...

Saludos.

 
At 11:12 p. m., Anonymous fernando said...

Al fútbol africano le falta rigor, orden y organización fuera y dentro del campo. Si quieren llegar a ser importantes deberán pulir estos defectos.

Ojalá el fútbol sirviese para parar guerras, pero todavía no tiene tanto poder. Estaría bien dilucidar las disputas entre dos países por medio de un partido de fútbol y no a través de la violencia.

un abrazo.

 
At 11:32 p. m., Blogger Legalize25 said...

Grandisimo post, yo respecto a eso de que el futuro del futbol puede ser negro opoino que si que podria ser negro, pero Africa tendria mas o menos el mismo futbol que ahora posee ya que los jugadores se los terminarian quedando los clubes mas poderosos y esos estan y estaran en Europa.

Mis felicitaciones, un abrazo.

 
At 11:57 p. m., Blogger piterino said...

@elías

Es cierto que el odio racial es una tontería, pero esa "tontería parecida" suele disparar primero en casi todos los conflictos de la historia.

@anónimo

Estoy de acuerdo, aunque la verdad es que el fútbol de clubes egipcio ha evolucionado mucho y eso se refleja en la CAN.

@pablo sorzano ruiz

Al revés, te agradezco la extensión y la aportación.
No lo había pensado, pero ese punto de vista tuyo es muy cierto: la diferencia de lo que significa al final el fútbol aquí y en África. Explica muchas cosas.

@el ojo periodístico

En cuanto termine los exámenes, me paso por tu blog que tendré más tiempo.

@budy

Viendo sólo unos minutos de un partido que estaban poniendo en un bar se tiene una visión demasiado sesgada, como comprenderás. De todas maneras, uno se sienta a ver fútbol africano (no sólo ya la CAN) y debe saber qué va a ver ...
Es verdad lo que comentas, se lleva anunciando desde hace tiempo el auge definitivo del fútbol africano y no llega, por eso digo lo que digo en el post.

@la quinta del buitre

El ministro aquél se refería a que, al final, en los países desarrollados no encontramos tiempo para disfrutar lo que tenemos.
Estoy muy de acuerdo con que se juega al fútbol como se vive y ello explica en buena parte mucho de lo que hablamos, gran aportación.
De todas formas, muchas veces las selecciones africanas más importantes juegan, entrenan y viven como un equipo europeo durante todo el año, así que cuando se unen en torno a unos colores nacionales sólo tienen que añadirle a todo ese compendio el orgullo patriótico.

@josep

Es muy triste, y lo peor es que, si de todos dependiera, ni siquiera tendrían su Copa.

@fernando

No lo tengo tan claro, ya he comentado cuál ha sido el único motivo para una tregua en la guerra civil marfileña, o recordemos si no cuál fue el único motivo que unió a Irak ...

@legalize25

Gracias. Eso está claro, al final el dinero es lo que determina todo ello.

Gracias a todos y un saludo!

 
At 12:24 p. m., Blogger Juan José Mateo Socorro said...

Y en 2010 el Mundial en Sudáfrica...


Saludos

 
At 2:56 p. m., Blogger ARO GERALDES said...

Libertad. De eso se trata todavía el fútbol africano, colonizado y explotado por los mercaderes poderosos pero libre de soñar el futuro a través del balón, sin tantas ataduras tácticas y disciplinarias.
No puedo olvidar (tampoco quiero olvidarlo) el festejo de Camerún en 1990 cuando estaba venciendo a Inglaterra: parecían monos.
Que nadie se alarme, no es esta una connotación típica de los imbéciles racistas. Parecían monos porque se permitían disfrutar de la libertad de su cuerpo empujados por la alegría, sin preconceptos ni restricciones. Eran felices y ahí estaban, revolcándose unos sobre otros, bailando extrañas danzas a plena sonrisa, estallando de alegría aunque Inglaterra después pudiera hacerles seis goles más.
La felicidad en estado puro. Lo transmitió Camerún y se metió para siempre en nuestros corazones. Y lo siguen transmitiendo esos ídolos africanos que cada dos años vuelven a su patria grande para llevarle en sus zapatos europeos una pizca de felicidad a sus hermanos condenados al sufrimiento de la injusticia.

 
At 6:13 p. m., Anonymous Silvi said...

Quitando a los de la Liga española y a cuatro más que es prácticamente imposible no conocer como por ejemplo Drogba, no conozco prácticamente a nadie.

En cuanto al tema "no deportivo" pues ciertamente lo que explicas de Drogba y la tregua de dos horas conmueve parece mentira que el fútbol consiga cosas así.

El fútbol consigue eso y tu con tu post has conseguido que yo
de aquí a dos años cuando vuelva la Copa de Africa antes de quejarme de que se llevan a fulanito o menganito, estoy segura que me acordaré de este post y diré su presencia allí vale la pena.

Un beso y como siempre buen post y apelando a los sentimientos y a la conciencia.

pd. Bonita canción, no sabría decidirme por una de todas las que has puesto, me cuesta encontrar una favorita ;-)

"Do you really want to go?"

 
At 10:04 p. m., Anonymous rubén said...

Yo admiro mucho cómo se toman el fútbol en ese continente. Con todo lo que tienen encima...

Como le ha pasado a Budy, para mí la Copa África también ha pasado bastante desapercibida. Salvo varios detalles muy positivos de Egipto, poco más he sabido.

Buen artículo. Un abrazo!

 
At 3:51 a. m., Blogger CALIGULA said...

Buenisima nota Pedro. Un llamado de atención desde el fútbol y para todos.

No coincido con Andrés. Se ve que no ha viajado. Aquí en Argentina falta infraestructura y se han logrado primeros niveles mundiales.

PD: mandame un mail para poder contactarte.
caligula_festh@yahoo.com.ar

 
At 10:53 p. m., Blogger hoeman said...

Inteligentes y emotivas reflexiones, una vez más.

Como bien has dicho tú siempre en este blog el fútbol va muy ligado a la sociedad, y mientras la mayoría de países africanos sigan siendo tercermundistas (con todo lo que ello supone, como innumerables enfermedades prácticamente incurables y condiciones de vida insalubres) no veo el fútbol africano como dominador. A día de hoy, Europa manda en el fútbol, y pienso que también en el mundo en cuanto a tendencias y condiciones de vida. Y a mí me da que salvo catástrofe o caos todo seguirá igual.

 
At 1:15 a. m., Blogger Javi said...

Futbolísticamente, a mi me cuesta convencerme de que el África negra dominará el fútbol en unos años. Tienen cualidades únicas, y por ellas deben apostar ciegamente. No entiendo a selecciones africanas que quieren practicar un fútbol europeo, por llamarlo de alguna manera, cuando no les pega nada. Creo que muchos de estos países, la mayoría, no saben lo que quieren. Les falta inteligencia

saludos

 
At 4:17 p. m., Blogger J. Urrutia said...

Excelentes reflexiones amigo Piterino. Increíble lo de la guerra civil en Costa de Marfil. Que la guerra se pare por un partido de futbol indica lo absurdo e inútil de la misma, y engrandece aún más este deporte.

Un abrazo fuerte, y aupa Athletic!

 
At 6:57 p. m., Blogger Jorge said...

El fútbol africano nunca dar ese salto de calidad en una competición de la FIFA, siempre le falta 5 para el peso.

 
At 7:01 p. m., Blogger Nico said...

Es triste lo que dices pero cierto como puede pasar eso en C. de Marfil. Está muy bien que se pare la guerra por el fútbol pero como dice urrutia es una tomadura de pelo...porque si lo paran por el fútbol porque no lo hacen por todas las muertes de civiles.
El norte juega a un fútbol mucho más actual pero que no es más efectivo que el de los equipos rácanos pero con mucho poderío físico.

Saludos.

 
At 1:58 p. m., Blogger piterino said...

@juan josé mateo socorro

Le va mucho en esa cita al futuro del fútbol africano.

@aro geraldes

Como siempre, aportando más en la réplica que yo en el post mismo, jeje.
Libertad, alegría, fiesta y danza colectiva. El ambiente que rodea al fútbol en África es tan tribal como el juego mismo.

@silvi

"Llegar" a los sentimientos de alguien como tú le da más valor al esfuerzo de escribir. Gracias de verdad.

@rubén

Cierto, es una auténtica "vía de escape", en la que no vuelcan además sus frustraciones.

@calígula

Tampoco creo que los problemas argentinos sean comparables a los de África, sin pretender minusvalorarlos. Pero abres una línea de debate muy interesante.
A ver si alguien más tiene esa opinión o no.

@hoeman

Sí, muy cierto, pero creo que, en su día a día y en la manera de entender y vivir este deporte como profesionales y como grupo, no hay ya tanta diferencia entre las selecciones africanas y las europeas, por ejemplo. Casi todos sus jugadores juegan en equipos punteros de Europa, viven en Europa y son preparados y supervisados por los mejores profesionales de Europa.

@javi

Pues yo creo que, o asumen que deben añadir ingredientes "europeos" a sus evidentes cualidades innatas y diferenciales, o tienen poco que hacer.

@j. urrutia

Gracias. Que estas guerras (y cualquiera) son irracionales ya lo sabíamos, pero epidosios como éste o el de Irak deberían hacer a muchos asumir el significad del fútbol.
Aupa!

@jorge

La verdad es que se viene anunciando desde hace mucho tiempo y nunca dan el salto, deberían reflexionar.

@nico

Pedir explicaciones lógicas a quienes se amparan en la sinrazón para vivir de la guerra y la sangre de otros es una batalla perdida.

Gracias y un saludo a tod@s!

 
At 2:46 p. m., Blogger Pinceladas de Fútbol said...

Visiten el blog http://pinceladasdefutbol.blogspot.com
Hay una entrevista a andrés de la quinta del buitre

 
At 8:22 p. m., Blogger Alejandro said...

Esta claro que es una competición magnífica, y con un interes algo pobre por los amantes del futbol.

De allí salenbastantes buenos jugadores, pero puesto que no se promociona lo suficiente el futbol africano, sol salen rumbo a Europa unos pocos de jugadores.

Además pienso que el mercado africano tiene una ventaja que ni el europeo, ni el argentino, ni el brasileño poseen. Y no es optra cosa que las tres palabras mágicas: "Bueno,Bonito y barato"

Hay que echarle más cuenta a estas competicines.

Saludos Piterino

Te interesaría uun intercambio de links?¿.ñ
Este es mi blog:
http://pasionsevillista.blogspot.com

 
At 3:37 p. m., Anonymous pablo said...

El fútbol africano está ahora mismo en los orígenes de su explosión. Los chicos se crían en las calles, luchan contra el hambre y juegan descalzos con cualquier cosa parecida al balón. Además, sueñan en grande y sienten la necesidad de alcanzar sus sueños. Con semejantes precariedades y necesidades han surgido los mejores futbolistas de la historia.

Un saludo Pedro. Un excelente post, como de costumbre.

 
At 8:20 a. m., Anonymous Victor said...

Acabo de leer tu post y yo de momento no veo que el fútbol africano vaya a ser el que mande, aunque eso sí si un día deciden poner técnica a su fuerza sin duda arrasarán.
Parar una guerra gracias al fútbol nos debe hacer pensar que quizás hay copas que deberían ser anuales porque no sé si hay algo más importante que dejar de escuchar tiros aunque sean por dos horas.
Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home