jueves, enero 24, 2008

Genios sin pelota.


Es curiosa la capacidad del fútbol para generar talentos de dudoso aprovechamiento. No resulta fácil encontrar otro juego en el que jugadores con las mejores condiciones innatas se despidan sin margen de gloria entre el aburrimiento y la vulgaridad. Una prueba más de la extraordinaria complejidad que encierra un mundo en apariencia tan sencillo.


Los hay que no se ubican en el campo, y entonces pierden el sentido del juego. Suelen ser víctimas del cambio climático futbolístico: la desaparición del atrevimiento y el deshielo de la mezquindad del resultado; una suerte de especies en extinción sin reserva natural disponible.
Algo así le ha debido de ocurrir a Recoba, un jugador fenomenal, una pierna izquierda descomunal, un coronel de la pelota que no tiene quién le escriba. No tiene fuerza para jugar en banda, ni recorrido para hacerlo en el pivote, ni espacio para respirar en el área. Así que nos hemos acostumbrado a verle en un banquilo y ya a nadie le sorprende. Lo que no tiene es perdón de Dios.


También los hay que pierden el sentido del juego, y es entonces cuando no se ubican. Les define la inconsistencia, no entender que vestidos de calle siguen siendo futbolistas, la inconsciencia del que no sabe seguir siquiera un camino marcado. Son verdaderas gambas de carne y hueso: sus piernas, su cuerpo y su corazón valen su peso en oro, pero la cabeza la absorbe todo lo que rodea al fútbol.
Adriano atravesó un drama personal y en vez de tomar al fútbol como obligatoria excusa para mirar hacia adelante, lo recibió como un motivo más de preocupación. La fuerza destructiva del alcohol como refugio de incautos y una personalidad de chicle hicieron el resto, así que quien esté interesado en seguir ahora sus andanzas debe aficionarse al Torneo Paulista.
Es un lujo impracticable, como el de la señora ricachona y obesa que se compra vestidos de alta costura y sólo los puede mostrar a los más allegados bien planchados en el armario.


En asuntos de recorrido, nada ocurre por casualidad, pero algo pasa en el fútbol cuando hay tantos genios en la penumbra y tantos mediocres acaparando todos los focos.
Indras- Lejos del Altar
Foto: http://www.cadenaser.com/

Etiquetas: ,

17 Comments:

At 6:22 p. m., Anonymous Anónimo said...

Estimado amigo Pedro:

No sé cuántas veces hemos hablado de todo ésto, y siempre te preguntas lo mismo. Cómo el talento es tan vilmente desperdiciado por aquellos que realmente lo tienen y podrían habernos deleitado con el mejor fútbol de la historia. La respuesta es sencilla: Porque son seres humanos.

Realmente somos la única especie sobre este mundo que desaprovecha sus cualidades en favor de sus propios vicios (aunque hay vicios que son muy talentosos, jeje), por eso yo tengo mi propia teoría sobre el ser humano, la cual conoces ya de sobra.

Aparte de todo ésto, es nuestro pensamiento egoísta el que castiga a esos grandes desperdicios del fútbol lo que han hecho, sólo porque nosotros queremos admirarlo y contemplarlo.

También añadir, que todos esos genios del fútbol que idolatramos, no son los que realmente están preparados mentalmente para que recaigan en ellos todas nuestras ilusiones por el bueno fútbol, creo firmemente que son los peores cualificados.

Todo esto te lleva a pensar sobre la relatividad de todo lo que has escrito, y conforme pasen los años, muchos más de estos jugadores se quedarán en el olvido.

Un abrazo y genial artículo querido amigo.

Elías Alonso Aparicio.

P.D.: ¿Qué es eso que aparece en mi espacio de que pones excusas de mierda a tus amigos?¿qué móvil es nuevo?¿y qué leche haces planchando tu chaqueta? j0aS...

 
At 12:40 a. m., Blogger Christian said...

oye, lo ultimo es una indirecta a los diarra, poulsen, makelélñé & Cía.????? q falta de respeto, no? jajajaja
bueno, en serio. as personifcado los desastres personales en el futbol en los dos casos mas adecuados de los ultimos años.
el caso de recoba es especialmente sangrante. fue el primero creo en firmar un contrato de 1000 millones, cuando nunca demostró tener calidad para ello durante dos partidos segidos...
entre las lesiones y la relajacion... no sé, es q no tiene espacio ni en un torino q esta casi en descenso. eso de cria fama y echate a dormir no es una buena conducta. Mejor les iria si pensasen q lo dificil no es llegar, sino mantenerse.

un saludo y genial, para variar

 
At 1:00 p. m., Blogger La quinta del Buitre said...

Aún recuerdo el debut de Recoba con el Inter. Un Inter-Piazenza, la primera jornada del ejercicio 97-98 de una spuadra formada por Ronaldo, Simeone, Cauet, Djorkaeef, Galante, Kanú o Taribo West. Perdían los Luigi Simoni, arrategui de amarrateguis, por 0-1 el Chino pegó dos zurdazos lejanos, entrando desde el banquillo, que quitaron las telarañas a la porterías. Impresionantes. Lástima que el charrúa no haya sido más de lo que se esperaba, si bien la mediocridad neroazzurra todos estos años anteriores le ayudó mucho.

La verdad es que hay jugadores que no saben digerir el éxito o, más bien, no saben adminstrar sus posibilidades, asumir los sacrificios que conlleva la alta competición en pos del rendimiento óptimo.

Buen post, un saludo.

 
At 3:45 p. m., Anonymous Pablo S.R. said...

Hola piterino,
Es la primera vez que escribo en tu blog aunque suelo leerlo normalmente y me gusta como lo haces. Suelo estar de acuerdo con las ideas que expones aunque hoy no es el caso, quizás por eso te dejo este comentario.

Estoy de acuerdo contigo en que la mezquindad de algunos sistemas tácticos de algunos entrenadores etc... ahogan a aunténticos talentos del futbol. Pero no estoy de acuerdo contigo en una cosa: los futbolistas fuera del terreno de juego también son futbolistas.

Yo opino que antes de nada son personas y el problema de todos estos jugadores viene de ahí. El futbol es un deporte, un juego, y nunca debería dejar de ser eso. Entre todos (aficionados, prensa, clubes, instituciones, etc...) hemos degenerado ese concepto.

Puede que de ahí venga la mezquindad de algunos entrenadores: ya no es un juego, es ganar y ganar para seguir en la cresta de la ola. Puede que también de ahí vengan los problemas de muchos jugadores: salen del campo y deben seguir siendo jugadores en lugar de personas.

Quizás esto sea el problema de "qué fue antes el huevo o la gallina". Pero personalmente pienso que muchos jugadores (como Adriano) seguirían siendo grandes si no sintieran la presión.

Un saludo y perdon por la extensión del comentario. Puedes visitar mi blog si te apetece, no va sobre futbol pero me han dicho alguien que te conoce muy bien que puede gustarte. Un saludo. www.pabloquieredecir.blogspot.com

 
At 7:50 p. m., Blogger FERNANDO SANCHEZ POSTIGO said...

Hay que ser bueno dentro y fuera de la cancha. Quién tiene madera de líder fuera, la tiene dentro. Algunos dilapidan su enorme clase debido a su pésimo comportamiento.

un abrazo.

 
At 10:09 p. m., Anonymous Silvi said...

Como tu dices hay muchos genios en la penumbra porque en el fútbol para estar delante de los focos hay que juntar muchísimas cosas, no sólo hay que saber darle a la pelotita por eso los actores principales, esos que juntan juego, con inteligencia, saber estar, entorno etc....cada día están más buscados y en consecuencia mejor pagados. (demasiado a veces pero eso es otro tema jeje)

Un beso Pedro

 
At 12:28 a. m., Blogger Budy said...

Que tal?
No creo que la culpa sea del fútbol.
En la vida hay gente con mucho talento que no quiere, no puede o simplemente no sabe que lo tiene y no le saca provecho.
Yo no se si tengo talento en algo, hasta ahora no lo he encontrado, pero si lo encuentro no dudaría en desarrollarlo al máximo.
El talento no se debe desaprovechar, hacerlo es de ... Adriano por ejemplo.
Un saludo.

 
At 1:39 a. m., Blogger Javi said...

Hay muchos futbolistas con grandes cualidades que sobre un terreno de juego no son capaces de adaptarse como bien dices, pasa en todas partes, no solo en la élite... y no solo en el fútbol.

A tipos como Adriano les llega la fama y se olvidan del resto. Los hay que llegan a caer muy bajo como el, hay otros que son capaces de seguir rindiendo porque son únicos.

saludos maestro

 
At 1:39 a. m., Blogger piterino said...

@elías

No es que no deje de preguntármelo, conozco los motivos y sé que pasa en todos los órdenes de la vida, pero no por ello deja de ser desalentador pensar que hay tanto talento derrochado, precisamente cuando no nos sobra ...
Respecto a tu p.d., creo que ya no hay criterio ni selección para las plazas de la Policía Local ...

@christian

No, no, ni mucho menos. No iba por ese tipo de jugadores, pues precisamente has mencionado a algunos que son de todo menos mediocres en su función en el equipo.
Mañana sin falta te respondo al mail, no pienses que se me ha olvidado, jeje.

@la quinta del buitre

Recuerdo ese Inter, tenía posiblemente más talento y calidad que el actual y ganó una UEFA ante la Lazio, pero le "robaron" a mano armada un Scudetto ante la Juve y ya sabemos que en Appiano Gentile nunca hubo paciencia con los proyectos.
En el caso de Recoba, sinceramente creo que el origen de todo fue un problema de ubicación, que ha derivado en muchas cosas más. Gracias como siempre, Andrés!

@pablo s.r.

Para mí, un futbolista lo es las 24 horas del día, no sólo mientras juega o se entrena. Es un profesional de súper élite y debe vivir y comportarse como tal cuando sale a tomar algo, cuando duerme o no un número de horas, cuando decide qué se va a hacer de cena, ... El talento se tiene o no se tiene, pero el estilo de vida es el diferencial.
Gracias por las visitas y por el comentario, y sí que me ha gustado tu blog, se ve que quien te lo ha dicho me conoce de verdad, jeje.

@fernando sanchez postigo

Como en cualquier trabajo, el factor humano es fundamental, y quien no lo tenga en cuenta lo acaba pagando.

@silvi

Está claro que se requiere mucho más que habilidad con el balón e incluso que un especial talento, pero como le decía a Elías, no deja de dar que pensar.
Un beso.

@budy

Tampoco digo que sea culpa del fútbol, los primeros responsables son ellos, nadie les ha quitado su pedazo de gloria porque sí.
Yo dudo que tenga talento en algo como lo tiene Adriano para jugar al fútbol, es triste ver cómo algunos se cierran puertas que encuentran abiertas sin saber por qué.

Gracias a tod@s y un saludo!

 
At 9:44 p. m., Blogger CALIGULA said...

Hola Pedro. Muy buen artículo, como siempre.
Respecto a este tema toqué un tema semejante que viniste a comentar. En Argentina los casos de Riquelme y Ortega.
Me recuerda a un amigo con el que hablamos de Saramago. Y me dijo, como en la música, no existe el escritor o el músico que tenga todos sus libros muy buenos o buenos.
En un recorrido profesional también existen un piso y un techo. Acaso la diferencia entre las estrellas sea la velocidad que imprimen a su recorrido que, indefectiblemente, termina.
También tiene que ver, aparte de la inteligencia emocional del protagonista, la calidad de entorno que lo asalta al jugador a la hora de un problema.
No olvidemos que, en definitiva, el ídolo futbolístico no deja de ser un recurso humano de esta gran industria del fútbol espectáculo.

 
At 5:43 p. m., Anonymous Anónimo said...

No sé si puede servir de explicación. Voltaire dijo que el talento es el ejercicio constante de la disciplina. Y por ahí los genios flaquean.
Un saludo.

 
At 10:01 p. m., Blogger Carlos said...

El fútbol es algo incombrendible Pedro. Hay jugadores como Adriano, a los que les gusta mucho la juerga, salir por las noches etcétera. Otros como Recoba, que tiene una falta de actitud pasmosa, y como has dicho, no sorprende verles en el banquillo.

Pero ojo, que hay otros como Raúl que están comprometidos por la causa, hasta duermen en camas raras...

Saludos

 
At 5:55 p. m., Blogger ARO GERALDES said...

Como decís, Pedro, "algo pasa en el fútbol cuando hay tantos genios en la penumbra y tantos mediocres acaparando todos los focos".
Pasa que el negocio le está ganando al espectáculo y al juego. Se busca no perder, y para eso es mejor tener once guerreros que un artista. El que inventa puede poner en peligro la "efectividad".
En cuanto a los jugadores que citás, sufren los vaivenes del alma, disfrutan y sufren en proporciones iguales y eso "no conviene" para el negocio. Son raros, mejor tenerlos a un costado.
A veces me pregunto, si este es el camino impuesto, si nosotros también -los que amamos el fútbol- no vamos a quedar a un costado.
Un gran abrazo desde Buenos Aires.

 
At 6:32 p. m., Blogger Chechu said...

Talentos desperdiciados.

 
At 11:12 p. m., Blogger piterino said...

@calígula

Cierto lo que dices, lo preocupante es cuando ese techo se queda a mitad de pared por motivos ajenos al propio fútbol. Es una pena.

@anónimo

Y Edison dijo que un genio es un 1% de inspiración y un 99% de sudor; si combinamos las dos citas, las cosas quizá estén más claras.

@carlos

Visto lo visto, es de admirar que haya profesionales como Raúl, que lo tienen todo y lo han ganado todo, y ellos mismos siguen siendo los que más se exigen.

@aro geraldes

Pues lo he pensado alguna vez, aunque no termino de detectar cómo contarlo: ahora, los que defendemos que el fútbol no es sólo el resultado de un partido y no se explica sólo con números, estamos catalogados como "poetas", románticos inútiles que no saben de lo que hablan.

@chechu

Y tanto.

Gracias a todos, un saludo!

 
At 4:24 p. m., Blogger Nico said...

Está claro que hay personas y personas...y si un equipo está lleno de figuras también debe de haber algunas en el banquillo y algún mediocre en la titularidad...
Los dos casos que has dicho me parecen increíbles...recuerdo cuando aún no sabía nada de fútbol internacional y salía en las noticias el nombre de un jugador uruguayo que era el que más cobraba y era totalmente desconocido para mí...si...aquel era Recoba y fíjate como se le tenía en cuenta de aquella y lo que es ahora...
Salu2.

 
At 4:40 p. m., Blogger Ernst said...

Todo está en la mente de uno, he visto jugadores con muchisimo más talento que cracks de hoy en dóia que se han perdido porque ellos mismos no han querido.

Saludos.

 

Publicar un comentario

<< Home