jueves, enero 11, 2007

Ayer, hoy y siempre.


Al fútbol le pasa como a todo en esta vida: cualquier tiempo pasado fue mejor. Así que es recurrente en las tertulias la opinión de que el fútbol de antes era más puro, más casto y más viril, que los jugadores no se quejaban cuando recibían una patada sino que seguían corriendo, que se jugaba al ataque y aquéllo sí era un espectáculo divertido o que todos sentían los colores hasta el tuétano. Está claro: quejarse por recibir una patada desvirtúa el juego, el dominio de la estrategia defensiva no tiene mérito y si el mundo estuviera organizado hace décadas como lo está ahora, ninguno de aquellos jugadores hubiera renunciado a unos colores a cambio de una carrera exitosa y próspera en cualquier rincón del mundo.
Para quien esté inquieto por creer asistir a un fútbol venido a menos, un consejo: nada de preocuparse, dentro de treinta años será estupendo.

Tanto mirar atrás y adelante, tanta comparación, y tenemos al mejor antídoto contra la tortícolis analítica: el Liverpool. El equipo de Rafa Benítez ha perdido dos veces en cuatro días, y en su propio campo, con el Arsenal, quedando eliminado de los dos torneos por KO del fútbol inglés. En la última derrota, cuando el equipo ya había encajado seis goles y el orgullo de los jugadores se desparramaba por la hierba, todo el público se puso en pie, alzó sus bufandas y cantó a voz en grito el mítico "You´ll never walk alone", la canción cuya versión más exitosa grabaron Gerry and The Pacemakers y que pronto se acogió como himno popular adoptado del Liverpool.

Esa reacción va mucho más allá de una mera anécdota o de un detalle fiel. Donde en otros lugares estallarían los pitos, en Anfield suena el corazón y laten las gargantas; cuando en otros casos se arrojarían al campo hasta los asientos, en Anfield la afición lanza al aire un cántico histórico de orgullo que desgarra el alma del Mersey red y envuelve el ánimo de los que lo observamos desde lejos.
Entre el verde del campo y el rojo de la sangre y la camiseta, hay tanta tradición, amor y orgullo incondicional que uno no puede evitar ser seducido por tanta esencia del fútbol de siempre y tener al Liverpool como su segundo equipo. Dentro de treinta años el Pool será, por lo menos, tan estupendo como ahora.


Fotos: web Liverpool FC, EFE

10 Comments:

At 3:50 p. m., Blogger zaragocista said...

La mejor aficion de Europa, no creo que sea muy arriesgado decirlo...

A l Zaragoza le mete Osasuna un 3-6 y te digo que bajo con el bate a meterles a los jugadores...

Es una afición grande, que nunca se rinde, pero ojo, es lo que transmitió el equipo durante el partido. Nunca lo tiraron, aunque el marcador diga lo contrario, y con 3-5 hacie el minuto 80, les anularon un gol, tiraron un palo....


Saludos.

 
At 3:55 p. m., Blogger hoeman said...

Son peculiares éstos del Liverpool, hay que reconocerlo.

Respecto a que el fútbol era mejor entonces que ahora, creo que es una visión muy subjetiva y demagogica, en la que para nada estoy de acuerdo.

 
At 5:41 p. m., Blogger Csai D. said...

Creo que los aficionados ingleses en general, excluyendo a los hooligans, por supuesto, son aficionados dignos de admirar. De todas formas, creo que el romanticismo del fútbol es cosa del pasado.

 
At 5:50 p. m., Blogger piterino said...

@zaragocista
Es difícil decir que una u otra sea "la mejor", pero es imprescindible en el panorama europeo, emociona de verdad, como la del Celtic, por ejemplo.
Es verdad que el equipo nunca bajó los brazos.
Saludos!

@hoeman
Yo tampoco creo que el fútbol de antes sea mejor que el de ahora, el primer párrafo es totalmente irónico, de ahí que diga lo que digo al final del mismo.

@csai d.
No estoy de acuerdo, al menos en parte de lo que dices. El día que el romanticismo muera ,el fútbol morirá detrás, será otra cosa.
Un saludo!

 
At 6:55 p. m., Anonymous Silvi said...

Hola,

A parte de decir que fue un partidazo, diré dos cosas más:
1- La afición del Liverpool es para quitarse el sombrero.
2- Tu descripción del momento es casi tan buena como la afición. A mí me ha "llegado" lo que contabas y eso no es fácil ;-)))

Un saludo y seguiré pasando por aquí!

 
At 10:37 p. m., Blogger shojan fitzgerald cruyff said...

Efectivamente compañero. La atmósfera de Anfield es mágica. Ese contraste de rojo y verde (que a mí me suena), es magnético y lo deja a uno embobado escuchando el cántico de la hinchada. A veces pienso si no será que le dan a las pintas más de la cuenta para que nada ni nadie les amargue la fiesta. Me contaron en un viaje a Bath, que la gente más abierta y alegre del UK se encuentra en el norte y que en el sur son más aburridos.

Un saludo

 
At 11:49 p. m., Blogger Paco Casal said...

Bueno, eso se nota el amor que tienen al equipo, y que no importa el momento en que esten, siempre van a seguir al equipo de sus amores. Gran hinchada tiene este equipo, por su amor, y por lo que representa.

Un grande (Piter) escribio acerca de un grande (Liverpool).

 
At 11:38 a. m., Blogger hoeman said...

@ piterino

Ok, eso me pareció comprender al principio, pero tu última frase me descolocó.

 
At 5:06 p. m., Blogger piterino said...

@silvi
Gracias por la visita y por tus palabras! Un saludo!

@shojan
Pues el estereotipo es justo al revés que en España, jeje.
Un saludo!

@paco casal
Gracias, capo! Y otro grande entra a esta página a diario, saludos!

@hoeman
A veces me lío yo y puedo liar a quien lo lee. La última frase quería decir que dentro de treinta años seguro que se recordará el fútbol de hoy y se dirá lo mismo con respecto al fútbol de entonces.
Un saludo, suerte para el derby!

 
At 12:36 p. m., Blogger Salanova said...

Gran artículo, como siempre, Piterino.

El Liverpool es un equipo al siempre le he tenido muchísimo cariño, auqnue siempre ha estaod por encima mi adorado Manchester.

 

Publicar un comentario

<< Home