miércoles, octubre 25, 2006

Lio Messi como excusa.


Érase una vez un deporte que disfrutaba alrededor de una pelota. Se la pasaban de unos a otros, burlaban a rivales con ella y se lanzaba a la portería contraria. Los mejores de ese deporte eran, en buena lógica, los más habilidosos, veloces y precisos con esa pelota; o, en otras palabras, los artistas. ¿No consiste esto en meter más goles que el contrario? La lógica de los primeros pasos siempre es convencional.

Cuando a los equipos de ese deporte empezaron a crecerles pares de ojos en la nuca y la espalda, la atención y el disfrute ya no sólo se dirigían a la pelota: tan válido pasó a ser quien antes llegaba a ella que quien siempre la tenía, tan brillante quien sólo sabía quitársela a los demás que quien la escondía con delicado celo. Ese deporte, el fútbol, se democratizó, porque ya no quedaba reservado a los artistas, sino que otros muchos gremios encontraron cabida. Atletas, jefes militares y hasta albañiles fueron acogidos con clamor. Como quiera que son más, y menos discretos por lo general que los artistas, el concepto del fútbol cambió. La sociedad y sus urgencias ayudaron lo suyo: todos se fijaban en lo que venía antes que el balón, y olvidaban el después, todos discutían por el cuándo, sin importar el cómo ni el por qué. Las prisas, que son malas consejeras.

Por suerte, de vez en cuando aparecen futbolistas distintos, que crecen antes, durante y después de la pelota, que nos devuelven la esencia y la lógica primeras de este deporte. Suelen tener un aspecto inocente y un aire despistado cuando visten de calle. Pero generan torrentes de emociones si se visten de corto. Bueno, la verdad es que suelen ser como Messi.

Lio sale al campo y ya sólo se fija en el balón. No necesita nada más, a veces no necesita ni a nadie más. En alguna ocasión hemos hablado de la segunda intención que debe latir tras cada acción, para que ésta tenga algo de sentido. A Messi no se le ocurren segundas intenciones, no le hacen falta; sortea rivales conforme le salen al paso, maravillosamente confiado en que la jugada se le aclarará. Y se le aclara. Mide los tiempos entre su pie, el balón y el contrario como nadie: es una bomba de relojería artesanal, precisa e infalible.
Arranca, acelera y frena en décimas de segundo, con el balón cosido al filo de la bota: el tiempo es oro, y además Messi reluce.
La pelota siempre metida en la cabeza y el oponente a sus pies, Messi invierte la lógica del tiempo y define el ánimo de los escépticos. No le comparen ni pretendan otorgarle título sucesorio alguno: dentro de muchos años, todos discutiremos en busca del "nuevo Messi".
En cuanto perfeccione la potencia, determinación y contundencia ante la portería, lo difícil será encontrar sus fisuras. Y, como queriendo escapar a su propio destino, al fútbol se le ha ocurrido hacer crecer a Lio en este Barcelona. Es la única manera que ha encontrado de que a un artista así le lluevan los elogios desde el principio.

Messi recuerda a los grandes del pasado, y nos aporta el optimismo necesario de cara a las figuras del futuro. Por eso, es el principal motivo de duda que les queda a los defensores de la ética del resultado, y la excusa perfecta para que los habitantes del mundo artístico de la estética mantengan viva su fantasía.


Fotos: www.fcbarcelona.com, www.deportistadigital.com

11 Comments:

At 7:16 a. m., Blogger Paco Casal said...

Que grande! vos y Messi negri!

Messi digamos que tiene su propia clase, su propia manera de pasar rivales, su propia manera de meter goles, el no es sucesor de nadie, sino que es un paquetito nuevito.

Saludos!

 
At 9:33 a. m., Blogger La quinta del Buitre said...

Fantástico tu artículo(una vez más).Sí,Messi es un jugador distinto,con echuras de jugador grande.Desde luego está en el club adecuado y clase le sobra.


Saludos.

 
At 4:41 p. m., Blogger hoeman said...

Muy bueno, buenísimo.

Coincidimos con Messi en que marcará una época, ya lo he dicho unas cuantas veces, el jugador con mejores características que he visto jugar nunca.

 
At 7:21 p. m., Anonymous Anónimo said...

Bien amigo Pedro, gran artículo sobre un gran jugador.
Saludos del doctor

 
At 10:19 p. m., Blogger zaragocista said...

Gran post Piterino, sensacional.

Messi me parece la clave del Barsa ahora mismo, visto como está Ronaldinho y visto como está Rijkaard.

Eso sí, yo siempre he defendido que Messi debería jugar de enganche, y darle sitio a Giuly oor banda, porque con Messi el juego es al pie, sin embargo con el francés hay diversidad....es solo una oopinión.

Un saludo.

 
At 10:59 a. m., Blogger Jose David Lopez said...

Muy bueno Piter.

Me quedo con lo de los albañiles.

 
At 9:37 p. m., Blogger ruben said...

digamos que esta muy bien para enterarse de noticias del barsa pero yo soy del madrid y de mi equipo no me he enterado de nada

jajajajajajajajajaja

 
At 10:42 p. m., Blogger Elías said...

Mi querido amigo Pedro y a todos los demás lectores:

Siento que no hayáis podido disfrutar de mis comentarios sarcásticos y de mi simpatía natural (j0aS), pero he tenido el ordenador estropeado durante 5 días, cosa que me ha llenado de tristeza al estar lejos de vosotros.

Con respecto al artículo, digamos que Messi está destinado, si todo lo hace bien, las lesiones no le paran y si tiene suerte, a ser uno de los grandes de la historia del fútbol.

Es de esos jugadores que son capaces de inclinar la balanza de su lado, de desequilibrar cualquier defensa del mundo y llegar medio segundo antes al balón que los demás mortales.

Un jugador sensacional, y me encanta tu forma literaria de describirlo.

Un abrazo mi querido amigo Pedro.

 
At 12:47 p. m., Blogger hoeman said...

@ elías

Te hemos echafo mucho de menos, sin tí este blog no es lo mismo :P

 
At 5:03 p. m., Blogger Csai D. said...

GRANDE Piterino.

Lo que le falta a Messi ahora es que lo acompañe el Barcelona. Es ahora mismo la referencia del equipo, pero no puede jugar sólo. Ahora mismo no tiene un buen referente en la delantera para que culmine sus jugadas.

 
At 8:05 p. m., Blogger Csai D. said...

Vaya cateto que ando hecho. Si lo había leído, pero entre tanta entrada y tantos blogs.... Joder... Bueno, disculpas por el reclamo de no haberlo publicado!!! mea culpa. Abrazos

 

Publicar un comentario

<< Home