jueves, agosto 10, 2006

Llamamiento a la burguesía.


De un tiempo a esta parte, a nuestro querido fútbol no hay quien lo entienda. Es como si quisiera renegar de su carácter imprevisible, del azar que siempre le ha acompañado. Se esfuerza en parecer lógico y sigue adelante como si tal cosa.
La ronda previa de Champions de ayer es la última muestra de ello; una ronda en la que anualmente al menos un rico perdía las alforjas en el primer empedrado del camino. Pues este año parece que sólo el Valencia, desgraciadamente, tendrá que sudar su pase.
El Mundial de Alemania fue otro ejemplo reciente de lo que comentamos. Ni rastro de esas "revelaciones" de antaño, ni uno solo de aquellos "perfectos desconocidos" cuya gesta daba la vuelta al mundo para siempre. De hecho, incluso nos costó encontrar alguna sorpresa en la que fijarnos.
Hasta la siempre inescrutable Liga de Campeones se decidió a premiar al mejor equipo y al mejor fútbol del continente.

Si nos fijamos en las grandes ligas europeas, nos empezaremos a preocupar. Inglaterra, España, Francia, Alemania e Italia viven acaudilladas por imponentes dominadores sin que el horizonte nos vislumbre posibilidad cierta de transición. Bueno, la verdad es que en Italia el caudillo resultó ser un impostor y ya se ha abierto la sucesión entre los dos príncipes milaneses.
Chelsea, Barcelona, Olympique Lyon y Bayern Munich son el auténtico poder establecido en Europa.

Los Estados privilegiados empiezan con un rey; un monarca caprichoso, engreído, soberbio y prepotente, que gobierna Inglaterra con mano de hierro y posee una fortuna incalculable. Hay quien cree que mientras tenga el apoyo de ese mecenas ruso, el Chelsea seguirá adelante con la tiranía.
El Reino francés está en manos de un noble; un caballero elegante y un guerrero implacable que se ha hecho grande batalla a batalla. Reforzado con jinetes africanos y bandeirantes brasileños, la refinada Corte francesa ni siquiera encuentra un sucesor al Lyon.
El orden clerical lo representa ahora el Bayern Munich. Con una historia apabullante detrás y un respeto centenario delante, lo gana todo y expropia cualquier jugador que despunte en Alemania (este año le ha tocado a Podolski). Vive la competición en un trono sagrado de púrpura y oro.
Tal vez, todas las virtudes de los tres Estados privilegiados se fundan en España en el Barcelona: en su dominio incontestable, en su estilo y su estética, en el respeto y admiración que despierta y en su presente y su futuro.

El fútbol europeo de élite necesita, ahora más que nunca, a sus burgueses. No es necesaria una revolución en toda regla, pero sí sería aconsejable un crecimiento de todos aquellos capacitados por talento y tradición para disputar el triunfo.
En fútbol, como en todo, es sana la alternancia, enriquecedora la lucha y apasionante la competición. Por eso, el fútbol llama a sus príncipes y burgueses desesperadamente para tratar de acabar con las dictaduras o, al menos, alejar los paseos militares de la "Alta Europa".
El poder establecido, aún, ni pestañea.


Foto: Reuters

11 Comments:

At 10:51 a. m., Blogger Elías said...

Mi estimago y querido amigo Pedro:

Con este último artículo tuyo has hecho que se me ponga la piel de gallina, con ese poderoso lenguaje bélico, animando a la revolución como cual "Ché" Guevara, o el mismísimo Lenín en las minas de los montes Urales. Porque realmente en las grandísimas competiciones internas Europeas necesitamos nuevos y grandes equipos que resurjan para que los mismos jugadores y aficionados sepan que no sólo existen 5 equipos en Europa que valgan la pena. Efectivamente en España el indiscutible Rey del Fútbol es el Barcelona, pero necesitamos a príncipes y generales que les dispute el liderazgo de la mejor liga del mundo.

Un abrazo y muchas gracias por tu artículo mi querido amigo Pedro.

 
At 6:21 p. m., Blogger Rodrigo Marciel said...

es difícil que cambien las cosas este año. Veo a un chelsea más fuerte en inglaterra, a un milan si rival en italia aunque con 8 puntos menos y quien sabe si el inter volverá por sus fueros, intratable el lyon en francia y que decir del siempre interesante madrid-barça que este año promete en España. Sólo veo en Italia un año de sorpresas

 
At 11:52 p. m., Blogger Martí Perarnau said...

Espléndido, magnífico, acertado, bello, fantástico artículo.

Felicidades

 
At 8:50 a. m., Blogger Diego A. Santos said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 
At 8:50 a. m., Blogger Csai D. said...

De revolución nada. Que siga la hegemonía del Barcelona. Como me gustó eso que describiste.

Todos los imperios se desabaratan, pero aún le veo una vida de dos años al Barcelona.

 
At 5:15 p. m., Blogger piterino said...

@Martí
Gracias. Un honor tu visita a mi blog.

@elias
Sabía que te gustaría este lenguaje... Gracias a ti también.

@csai d.
Es normal que los culés deseéis eso, disfrutad porque vivís una auténtica edad de Oro. Yo también le veo aún con cuerda al Barça.

 
At 5:53 p. m., Blogger hoeman said...

Bueno, creo que ya esta dicho todo. La forma en la que escribes se podría considerar "arte", aunque discrepo (más bien deseo fervientemente discrepar) en el núcleo del argumento. Ya sabes que las "revoluciones" ocurren en los momentos más inesperados, y mientras haya algun inconformista (pq alguno habrá, o no?) hay que tener la esperanza de que se rompa la monotonía. Imperios más grandes han caido.

 
At 7:11 p. m., Blogger kai25 said...

En la Liga Española es cierto que el Barça es el dominador de los ultimos años, pero equipos como Valencia y Depor han luchado contra la hegemonia Madrid-Barça.
Un saludo

 
At 4:32 a. m., Blogger Frank757 said...

Tengo que discrepar en algun que otro aspecto nombrado en tu articulo. Comenzando por España, yo no estaria tan confiado en el indiscutible reinado y hegemonia del FC Barcelona pues el efecto Capello se tiene que dejar ver. El italiano no es un pintamonas (zorro viejo donde los haya) y es el mejor credito posible que, en la actualidad, pueda tener el Real. En Alemania el Bayern va a hechar en falta la capacidad de liderazgo de Ballack. Ojo al Werder Bremen. Y en Inglaterra y Francia la cosa es diferente aunque siempre pueden aparecer el Liverpool, United o Girondins de turno.

Un abrazo!

P.D. Gran articulo. Mi mas sincera enhorabuena.

 
At 12:42 p. m., Blogger piterino said...

@hoeman
De alguna manera, con esa esperanza he escrito: que haya algún conato de revolución y se vean campeonatos más discutidos, a la vez que he tratado de destacar el enorme mérito de ese "poder establecido". Un saludo!

@kai25
Valencia y Deportivo han sido los grandes "outsiders" de los últimos años en España; bueno, el Valencia, de "outsider" ya tenía poco porque su palmarés es impresionante. Pero desde hace dos años, el Barça es muy superior a todos. Otro saludo para ti!

@frank757
Yo también creo que el Real Madrid de Capello dará guerra: es uno de los aludidos en este artículo para que mejore ya. Es posible que el Bayern eche en falta a Ballack, pero Schweinsteiger tiene que consolidarse como el "alma" de la medular bávara, tienen mucha pegada arriba y una defensa de primerísimo nivel. Con eso y con el peso de la camiseta, son mis favoritos. El Bremen es un equipo atractivo y valiente, que suele fallar por falta de regularidad.

En Francia es donde veo más complicada la alternancia: Mónaco, Marsella y PSG están fichando mucho pero no terminan de hacerse (el Mónaco fichó ayer a Yaya Tourè, por cierto), yl el Girondins, actual subcampeón, no se ha reforzado casi nada (apenas Micoud) y tiene una plantilla muy corta para afrontar Champions y pretender destronar al Lyon.

Gracias y un saludo!

 
At 2:32 a. m., Blogger Mac Giver said...

es muy dificil que haya una revolución en el fútbol, pero en las competiciones con eliminación directa, cómo la Champions League, siempre puede haber un equipo chico que llegue a lo máximo, cómo la Final del 2004 entre Porto y Monaco.

 

Publicar un comentario

<< Home