martes, julio 11, 2006

Donde todos parecen haber ganado.


Mientras Italia celebra su triunfo mundial al son de cientos de miles de banderas ondeando al cielo del Circo Máximo de Roma y los demás nos preocupamos de qué le dijo Materazzi a Zidane para que el frnacés pusiera tan negro broche a su carrera, las celebraciones populares a lo largo del mundo tras este frenético mes de competición en tierras alemanas se suceden... y bastante lejos de Italia.

Chirac almorzaba ayer con Les Bleus en una recepción oficial cargada de la gravedad y el simbolismo de los campeones. Sólo que faltaba un detalle: la Copa del Mundo, ésa misma que perdieron en la tanda de penaltis. Una gran fiesta recibía a la selección de Portugal en su país. Han igualado el histórico papel de la generación de Eusebio en el 66 y a Scolari lo proponen para monumentos y bustos varios. En Argentina, toda la nacion lloró a la vez y clamó por lo injusto y ajustado de su eliminación. Pese a sus muchos errores, se clama por la continuidad de Pekerman y se mima a la perla sin estrenar, Messi. España, eliminada allá por octavos, celebra haber encontrado una especie de estilo y trata de relamerse al caer en la cuenta de la juventud y calidad de la generación que se consolida. Ghana baila al ritmo de sus "Estrellas Negras" y su memorable clasificación a octavos, Ucrania se admira de acabar entre las ocho primeras, Trinidad y Tobago vivirá varios años de su empate con Suecia, Angola se despidió con una sola derrota...

El caso más llamativo lo encontramos en la propia Alemania, en la pasión con la que cantaron cada gol de la final de consolación, en el inesperado éxtasis tras conseguir la tercera plaza, en la masiva concentración popular de despedida (más propia de una selección sin historia) y en el cambio de rol de Klinsmann, quien ha pasado, por obra y gracia del Mundial, de villano que osa vivir en California a ídolo nacional aventurero y sofisticado. Repasando la historia y las aspiraciones de la anfitriona, uno se pregunta qué demonios estarán celebrando tanto los alemanes.

Los únicos que han salido malparados del Mundial han sido, precisamente, quienes llegaban al mismo con la vitola de indiscutibles favoritos. Brasil ha abucheado a sus jugadores quizá más por la falta de costumbre en la derrota que por la insoportable indolencia (y, por qué no, prepotencia) que demostraron. En el torneo que todos parecen haber ganado, el equipo de más talento y más alegría es la excepción que parece confirmar la regla.


Foto: AFP

6 Comments:

At 4:36 p. m., Blogger Elías said...

Otra vez dando muestras de la sabiduría que atesoras.

Todos hemos visto la decepción que se ha vivido en Brasil con la eliminación de su selección, pero sinceramente, creo que se lo tenían merecido, por la prepotencia y soberbia con la que han participado.

Por las demás selecciones, creo que todas deberían de celebrar lo que es la gran fiesta del fútbol, el campeonato más grande jamás realizado nos ha dejado atrás, con la perspectiva de lo que pueda pasar en Sudáfrica.

Un abrazo querido amigo Pedro y gracias por tu artículo.

 
At 7:34 p. m., Blogger hoeman said...

Pues yo pienso que en España tampoco hemos salido ganado. Sigue el abuelo que chochea (para algunos sabio de hortaleza), sigue la prensa dando por saco,... lo de siempre.

Brasil seguro que el próximo campeonato del mundo se lo toma más en serio, aunque para eso tienen que empezar ppor lo fundamental, contratar un gran entrenador. Parreira no tiene ni idea, te lo digo yo que los sufrimos en Valencia.

 
At 8:12 a. m., Blogger Csai D. said...

@Piterino y Hoeman

¿Alguno de vosotros me podría dar su impresión del verdadero poder que atesoran los medios de comunicación en la selección? Se agradecen los ejemplos. Veo que se acusa mucho a la prensa, pero yo en verdad tengo grandes dudas de su verdadero poder a la hora de influir. Pot ahí sigue Villar, a quien ha tratado de tumbar raimundo y todo el mundo.

EEUU está entre otro de los grandes perdedores del Mundial. Su pronta eliminación provoca que siga puesto el freno de mano del fútbol en este país.

 
At 5:49 p. m., Blogger piterino said...

Creo que sí influye, aunque no de manera decisiva posiblemente. El sentido de mi post no iba tanto encaminado hacia la prensa, de todas formas.

Muchos podrán escudarse (aquellos detractores de la selección) en que sin el papel mediático no se hubieran producido esas concentraciones multitudinarias en Colón ni se hubiera extendido la convicción de que realmente teníamos opciones de llegar al final(convicción de la que me hago partícipe). No sé si esto ha influido o no en la dinámica interna del equipo nacional.

Sobre lo que no me cabe ninguna duda es en lo relativo al tratamiento del seleccionador. Esa ausencia casi absoluta de críticas técnicas durante el Mundial, quedarse ahora tras haber dicho que se iría (sin una feroz oposición mediática), el convencimiento de que él "sabía competir" y se lo transmitiría a los jugadores (demostrándose ante Francia que no era tanto así). No voy en contra del seleccionador, sino de esa especie de trato de favor hacia él, teniendo un margen extraordinario, del que otros carecieron.

Respecto a lo de EE.UU., no les veía en octavos y lo dije antes del Mundial. Les tocó un grupo duro y no tenían demasiadas opciones. Quedar entre los ocho primeros en Corea no reflejaba el verdadero nivel del fútbol yanqui, sin que tampoco la MLS haya crecido desd entonces aprovechando ese impulso ni hayan evolucionado exitosamente en Europa jugadores estadounidenses más allá del futuro de Beasley o del buen hacer de Convey en ... First inglesa.

Un saludo.

 
At 10:26 p. m., Blogger hoeman said...

Piterino lo ha explicado perfectamente, qué bien escribes!

Mi principal crítica hacia la prensa deportiva es que no hay autocrítica real, si lo hacen es sólo por interés propio. A nadie se le escapa que la mayoría de los que están allí son madridistas, y por eso, los jugaodres que juegan en el Madrid o les interesan deben jugar si o si. Un ejemplo, el de Raúl, pero no ahora sino durante años, creando debates estériles. ¿Torres o Villa?. O con Iñaki Saéz, criticando que jugaban Baraja y Albelda y que no jugasen los "jugones" Xabi Alonso (que por aquel entonces interesabe al Madrid) y Torres (se aplica el mismo caso). Fue jugar ellos y palmar. Además, que la mayoría no tiene ni pajolera idea de lo que es esto del futbol, se creen que el que haga más toques sin que se le caiga la pelota va a ganar. No tienen concepto de equipo, se critica al que se deja la camiseta en el campo y se alaba a los más mediaticos. Se inventan falasa broncas y tapan las relacionadas con jugadores del Madrid. Y podríamos seguir. En definitiva, se creen que la selección es Madrid.

Espero haberte aclarado porque le tengo esa tirria a estos "periodistas".

Saludos.

 
At 11:59 p. m., Blogger piterino said...

Coincido con Hoeman punto por punto. Espero que entre los dos te hayamos hecho ver el punto de vista que compartimos, Csai D.

 

Publicar un comentario

<< Home