sábado, agosto 26, 2006

El rey se agachó por una noche.


Nadie esperaba ver lo que pasó en la Supercopa de Europa en Mónaco. Y lo que pasó fue sencillamente que el gran favorito a todo este año, para todos y contra todos, se quedó en casi nada durante noventa minutos. Y digo "casi" nada porque al menos mostró carácter, atrevimiento quemando todas sus naves, y ante todo vergüenza de campeón aplaudiendo a los ganadores en la ceremonia del confeti y los fuegos artificiales.

Si queremos explicar el partido en términos puramente futbolísticos, el primer titular que se nos viene a la cabeza es que el Sevilla dio una lección de cómo inutilizar la imponente maquinaria blaugrana. Dos líneas pegadas con cemento, lucha sin cuartel desde el minuto uno, concentración a prueba de bombas. Esas dos líneas defensivas de Juande se convirtieron en el Big Bang de la final: la zaga se adelantaba, la medular se replegaba y se estrechaban hacia el centro en perfecta armonía ahogando el ataque del Barcelona. Cuando robaban la pelota o interceptaban un pase (Poulsen ha debido de estar cerca del récord del mundo en la disciplina) se abrían en vertiginoso abanico para golpear a la hoy descolocadísima defensa culé. La distancia entre Puyol y Márquez era sideral en algunas jugadas porque todo el equipo estaba sorprendentemente desubicado.

Pero tal vez el choque se cuente mucho mejor en términos espirituales. El Sevilla pareció llegar al campo media hora antes. Para ser sinceros, dio a veces la sensación de que el Barcelona esperaba recibir la Supercopa después de tanto halago y galardón (más que merecidos) sin jugar el partido. Y en el partido se encontró enfrente a un rival con once cuchillos en los dientes y litros de sangre inyectada en los ojos. Ese hambre y esa fiereza explican el espíritu de un equipo que personifica el ejemplo de quien vive un momento para la historia y es consciente de ello, lo que no suele coincidir.

A título individual, Renato parece por fin acercarse a su nivel en Brasil, Kanouté se especializa en definir finales europeas, Navas ya sólo ve ansiedad en el lateral de otro color, Poulsen ha hecho un partido para grabar en vídeo y hacerle un montaje y Escudè confirma que el trabajo de seguimiento siempre fue por delante del descubrimiento general. Porque lo de Alves es tremendo. Digno de un post propio que prometo para muy pronto.

Si ya hemos subrayado el partidazo del Sevilla, el patinazo a ojos de todos del Barça y el "gatillazo" mediático de Laporta y otros elementos del aparato barcelonista, hasta aquí debemos escribir. Al menos por ahora, pues si ayer el Barça era un cuadro de ensueño con un juego fantasista y un presente y un futuro fantásticos, hoy es el mismo pero después de haber perdido un partido. Tan acostumbrados estábamos a ver al rey gobernar con elegancia y mano firme, que asistir a una derrota sin paliativos a ojos de todos que le ha dejado en paños menores nos llama la atención.


Foto: Reuters

11 Comments:

At 2:28 a. m., Blogger Paco Casal said...

Tengo que decirlo, Enzo Maresca me encanta, y me da rabia que el equipo Juventus no aproveche un jugador de las cualidades de ese tano.

Ahora la pregunta es: xq no jugo mi Chevanto, quiero una explicacion de Juande Ramos!

saludos

 
At 10:50 a. m., Blogger Elías said...

Mi estimado amigo Pedro:

realmente el partido de ayer fue genial, porque se demostró que el fútbol no es una ciencia matemática, y no siempre gana el favorito, sino que hay que jugar un partido en el que compiten 11 hombres contra otros 11.

Un abrazo mi estimago amigo, y te sigo esperando.

 
At 1:33 p. m., Blogger piterino said...

@paco casal

Creo que Juande Ramos quiso de alguna manera premiar a los responsables del título de UEFA del año pasado, y por eso alineó de inicio a Luis Fabiano y Kanoutè. El desarrollo del partido hizo que los cambos fueran conservadores, pero Chevantón va a jugar mucho y a hacer muchos goles en el Sevilla, ya verá.

@elias

Seguiré intentando esa visita, ya te dije que con esto de los nuevos espacios no me dejaba entrar. Un abrazo!

 
At 3:31 p. m., Blogger hoeman said...

No es por colgarme medallas, y menso a agua pasada, pero yo si lo esperaba. El Sevilla es un ejemplo de como hacer las cosas bien con poquito dinero, de tal forma que de un equipo endeudado hasta las trancas y deportivamente mediano se ha convertido en otro con opciones de ganar muchos títulos y marcar una época. Grandísimo trabajo el de Monchi, creo que más clubes deberían seguir el ejemplo y contratar secretarios técnicos que verdaderamene entiendan de fútbol.

Totalmente de acuerdo con tu lectura del partido. Impresionante Daniel Alves, me río de todos aquellos que dicen que Cicinho es el mejor lateral derecho brasileño. Impresionante Poulsen, qué jugador se ha llevado el Sevilla, encima gratis! Y Navas sobresaliente. Kanouté muy bien... y en el banquillo estaban Hinkel, Chevanton o Maresca. Plantillón.

 
At 12:25 a. m., Blogger piterino said...

La verdad es que llevamos ya tiempo hablando de lo bien que hace el Sevilla las cosas, de cómo ha ido creciendo este equipo, de lo bien que maneja y conoce el mercado, ...

El único problema que le veo a Alves es que es enormemente anárquico y a veces muy acelerado, pero es un lateral magnífico. Saludos!

 
At 1:18 a. m., Blogger hoeman said...

Yo añadiría tb que es demasiado "marrullero", la va la bronca y le gusta provocar, pero es un pedazo de jugador.

 
At 8:57 a. m., Anonymous Silvia said...

No estoy de acuerdo para nada en que el sevilla diera una lección de cómo inutilizar al Barça. MArcaron en el minuto 5, y ya todos atrás. El segundo gol a finales de la primera parte justo cuando el Barça más atacaba, y el tercero al final del partido, de penalti.

Para mí sólo fué una mala noche de verano, que sirva de correctivo, seguramente, que hay que asustarse, no. Yo estoy en contra del fútbol rácano y resultadista de algunos equipos.

Por favor, no aplaudamos los autocares en las porterías!!!

Venga, saludos matutinos.

 
At 2:02 p. m., Blogger piterino said...

@silvia

Respeto tu opinión, pero para mí sí les frenaron de maravilla. Echarse todos para atrás, como tú dices, lo hacen todos los equipos con el Barcelona, ya sea por propia estrategia o porque el Barça te echa para atrás aunque no quieras.

Pero estuvieron impecables en las ayudas, los cruces y la presión, Deco y Xavi estuvieron ahogados, Ronaldinho, Messi y Etoo casi no entraron en contacto, encontraron petróleo en la distancia entre líneas que provocaron en el Barça e incluso tuvieron más ocasiones de gol.
Todo eso no es fútbol rácano, para mí, sino un baño en toda regla utilizando tus armas y quitando al rival las suyas.

En lo que sí estoy de acuerdo contigo es en que no hay que dramatizar y en que el Bara sigue siendo el gran favorito a todo. Pero no he dicho en ningún momento lo contrario. Un saludo, Silvia!

 
At 4:29 p. m., Blogger hoeman said...

Chapeu por tus respuesta, piterino. Yo a veces pienso que veo otro partido distinto por los comentarios que hace la gente, y es que los topicazos están muy al uso.

 
At 8:13 a. m., Blogger Mac Giver said...

yo creo q el problema del Barça fue q tuvo una confianza desmedida y la termino pagando caro.

 
At 8:02 p. m., Blogger Csai D. said...

VAmos a ver como resurge el Barcelona ahora. Particularmente me gustaria medirme nuevamente al Sevilla, y mira que vivi alli durante 10 anos, pero nunca soporte a su aficion. En fin, ha sido una amarga medicina de humildad.

 

Publicar un comentario

<< Home