domingo, mayo 07, 2006

La Banda hizo Sangre en el Timao.


La madrugada del jueves al viernes se completó la vuelta de las eliminatorias de octavos de final de la Copa Libertadores, por lo que ya tenemos los ocho equipos cuartofinalistas: tres argentinos, Vélez, River y Estudiantes, dos brasileños, Sao Paulo e Internacional, Libertad de Paraguay, la Liga de Quito y las Chivas de Guadalajara. Y pudieron ser cuatro los clubes argentinos si no se llegan a medir Vélez y Newell´s en octavos.

El enfrentamiento más atractivo, por muchos motivos, era el Corinthians- River Plate. La ida había finalizado en el Monumental con un 3- 2 para los argentinos que dejaba las cosas totalmente abiertas, pese a la mejor imagen general que había dejado el Timao. Lo cierto es que las lesiones están lastrando a River, y el Millo sobrevive como puede gracias a muchos suplentes y, sobre todo, muchos jóvenes.

Pacaembú rugía amenazante sobre la encarnada yugular "millonaria"; alargada era la sombra de la segunda eliminación consecutiva con tonos cariocas tras el "revolcón" de junio ante Sao Paulo. Corinthians no tenía a su "Jefe" en medio campo:. Mascherano no podía probarse el traje de ejecutor de sus conocidos aunque se confiaba en Marcelo Mattos. Así que el traje de ejecutor parecía reservado a Carlitos Tévez, más motivado aún (si es que era posible) por la presencia de Mourinho en la grada, lo que ya ha dado pávulo a las especulaciones sobre su posible traspaso al Chelsea.
Montenegro, Zapata, Figueroa, Patiño, .... Las bajas parecían encerrar en sí las claves de la eliminatoria pero, curiosamente, pocos había reparado en los disponibles. Y menos aún en Brasil: "Pollitos en fuga" titulaba la Prensa carioca. No sabían quién se tendría que fugar despavorido al final del todo.

El gol de Honorato Nilmar puso a la Banda Sangre contra las cuerdas del adiós. Tévez no aparecía demasiado pero River lo hacía menos en ataque y el descanso sobrevino con Passarella dubitativo y Pacaembú saboreando la carne de esas gallinas que parecían incapaces de hacerle un gol al Timao. A partir de ahí, creció River en el aspecto táctico: la marca perfecta de Gerlo sobre Tévez (¡qué partido de Paco!) fue el primer eslabón que enlazó con la sobriedad y el imán cenital de Cáceres, el sudor de Ahumada y Santana y la bota del "Muñeco" Gallardo. Esa bota, que encontró el cuerpo cómplice de Coelho, empató el partido y entonces Passarella movió ficha: entró en el campo Higuaín y salió un voluntarioso pero desacertado Abán y el "Pipita" grabó su nombre a fuego en el corazón de Corinthians y en oro en el "millonario". Dos goles que sentenciaron el partido, la eliminatoria y quién sabe si el proyecto financiero de MSI en el equipo brasileño.

1-3, partido resuelto, Higuaín encumbrado, vergonzantes incidentes en las gradas que no dejan ni terminar el partido. 6-3, global de una eliminatoria que ha dado mucho que hablar, con River un año más en cuartos de Libertadores, venganza sobre la afrenta gestual de hace tiempo y futbolística de hace días de Tévez, un costoso proyecto deportivo que puede decir adiós tras ganar el Brasileirao hace pocos meses...... Timao en fuga.


Foto: www.ole.com.ar

1 Comments:

At 4:45 p. m., Blogger Chapu_Nocioni said...

La verdad es que con dinero muchas veces las cosas no salen. Corinthians ha hecho un equipazo y sale un chavalín y te destroza el sueño. Yo no creo que se deban marchar, eso si sus figuras si se marcharán. Tévez y mascherano durarán poc allí, y Nilmar y carlos Alberto no se porque volvieron a Brasil.

Bien el velez de mi amigo Mister X.

 

Publicar un comentario

<< Home