martes, noviembre 24, 2009

Polvos de talco


Una buena idea no siempre es aconsejable, entre otras cosas, porque normalmente nunca partimos de cero. Las buenas ideas suelen iluminar el camino hacia donde vamos, pero nunca, nunca pueden olvidar de dónde venimos. Las cunetas de las rutas más pedregosas están plagadas de cadáveres de advenedizos bienintencionados a quienes dieron muerte las sombras convulsas del pasado.

Se cree que la pólvora debió ser inventada, de forma más o menos simultánea, por las culturas china y árabe en la Edad Media. Como correspondía a los tiempos, los primeros la utilizaron primeramente para sus fuegos artificiales, mientras que los avezados árabes pronto le encontraron aplicación en el terreno bélico y de las obras públicas. En realidad, lo que parecía un gran avance para la humanidad, visto con perspectiva, desató consecuencias que seguimos lamentando hoy en día. Con determinadas ocurrencias pasa algo parecido.

El Parlamento vasco aprobó hace unos días una resolución en la que se invitaba a la Federación española a celebrar partidos de la selección en Euskadi. Los abnegados depositarios de la soberanía popular, fieles transmisores de las más sensibles necesidades y percepciones de las gentes hacia los más altos estrados. Pareciera que el país no tiene asuntos más urgentes ni tragedias menos cotidianas que permiten a sus señorías jugar a ocurrentes inventores de viñeta de cómic.

Para empezar, caen en un error de concepto que, como ciudadano, reconforta: los políticos no son quiénes para solicitar cosa semejante. Corresponde a los clubes, como propietarios del campo, postularse ante la Federación como posible sede de un partido de la selección española. Pero además caen en otro error, de mayor calado aún, al confundir lo deseable con lo observable: la sociedad vasca no demanda de forma mayoritaria un partido de la selección española porque mayoritariamente no la sienten como aficionados.

Todo ello termina recayendo en los de siempre, los clubes, obligados a decantarse en una ratonera de la que sólo saldrán con problemas. Es verdaderamente engorroso que insistan en que uno se posicione en una guerra que ni le va ni le viene. O, dicho de otra forma, pelearos vosotros que yo me siento orgulloso de ser el único punto de encuentro en paz dentro de una sociedad tan fracturada.

Lo de Euskadi con la selección española es un amor perdido cuya belleza radica en la perfección de lo imposible. Como aquel sobrecogedor poema de Luis Cernuda: “…más allá de la vida, quiero decírtelo con la muerte; más allá del amor, quiero decírtelo con el olvido”. Los vascos no escribimos con pólvora; escribimos con tinta y, a veces, con sangre.

Benji Hughes- Waiting for an Invitation

Etiquetas:

9 Comments:

At 5:03 p. m., Blogger Andrés Romero said...

Pedro,

El PP, el PSOE y UPyD quieren recuperar la normalidad. Y en normalidad se incluye que la Selección de todos pueda jugar en Euskadi. Luego, los clubes serán los que no dirán ni mu, Macua, verbigracia. Bueno, Macua ha dicho que nones, para ser más conciso.

Insisto: si de recuperar la normalidad se trata, la mayoría del Parlamento vasco ha obrado con tancredismo y sentido común. No se trata de que muchos vascos lo vean como una necesidad, sino que los poderes públicos trabajen para que la normalidad llegue a Euskadi.

 
At 5:17 p. m., Blogger Andrés Romero said...

Para mayor claridad, Pedro.

Con Juanjo Ibarretxe en Ajurianea, sólo estaba representada una vertiente: España no jugaría en Euskadi y sólo se representaría el sentir de algunos, la mayoría, cierto, pero no de todos.

Con la nueva ley, se gana en pluralidad porque se representa a más gente: a los partidarios y a los no partidarios. ¿Que por qué a los no partidarios? Porque si los que tienen que decidir, los clubes, dicen no, pues la Selección no va. Pero al menos la posibilidad está abierta. La ley es buena, pues se gana en pluralidad. Y ésta, en un estado democrático, es imprescindible.

Un saludo.

 
At 7:55 p. m., Blogger FERNANDO SANCHEZ POSTIGO said...

la selección debe jugar en el País Vasco al igual que juega en cualquier otro lugar de España. Es la normalidad y la lógica. Un abrazo.

 
At 11:03 p. m., Blogger Rafa Lao said...

Pedrooooo has vuelto!!
Da la sensación de que ya solo escribes cuando te provocan...eres el mejor escribiendo, siempre te lo he dicho..no caigas en los pecados de Ronaldighno, por que "el hombre que nada en la abundancia, tiende al reposo" ajajjaja Perico , escribe más que da gusto leerte.
POr cierto ya te contaré cosicas que seguro que te mola...
PD te examos de menos

 
At 2:11 p. m., Blogger piterino said...

@Andrés

Para empezar, a mí la intención de la resolución me parece loable, que conste. Todo lo que sea normalidad, bienvenido sea. Faltaría más.
Pero incurres en un error de base: ni es una ley lo que ha hecho público el Parlamento vasco, ni se necesita que nadie se pronuncie en ese sentido pues ninguna reglamentación podría prohibir que la selección española juegue en territorio vasco. Las leyes, en su caso, están para otras cosas.

Pero yo voy más allá. Como digo en el post, voy más a las consecuencias. Como aficionado del Athletic, vasco además que vive en Madrid, creo que somos un tesoro en esa sociedad que no deberíamos jugarnos al parchís. Por ejemplo, lo de la Vuelta me parece distinto. Principalmente, porque la afición al ciclismo que hay en Euskadi es tremenda.

@Fernando

Ojalá las cosas fueran diferentes, pero ya digo: no debemos confundir lo que desearíamos con lo que observamos. A mí me parece que el País Vasco tiene muchas otras cosas en las que recuperar la normalidad. De hecho, si lo consiguiera, tal vez este asunto tuviera un cariz distinto. Un saludo.

@Rafa

Pues el primero que me ha "provocado" has sido tú, que me ha devuelto la motivación. Eso sí, esperaba una mayor discrepancia por tu parte ... Gracias por lo de que os acordáis de mí. Como imaginas, yo os echo de menos un poco más. Un abrazo.

 
At 6:39 p. m., Blogger Andrés Romero said...

@ piterino

Lo que intento decir es que, si bien no es una ley, ha habido un cambio de tendencia que trata de recuperar la normalidad. Y la normalidad debe ir más allá de que la gente sea más aficionada al Ciclismo o a la Selección.

A fin de cuentas, si Euskadi quiere recuperar la normalidad, debe hacerlo en las cosas que parezcan más apremiantes y en las que no lo sean.

 
At 9:44 a. m., Anonymous Elías Alonso Aparicio said...

Estimado amigo Pedro:

Como tú mismo dices, o por lo menos eso he creído leer yo, hay cosas mucho más importantes en este país como para preocuparse de que la selección española juegue algún que otro partido en Euskadi, pero metámonos más en el cuajo del asunto.

Esta vida está llena de símbolos, de juegos de salón que a la postre no significan nada, hace poco leí una colección de cuentos de Mavis Gallant que te recomiendo totalmente, en las que describe a una sociedad española de los años 50, y que sólo se centra en lo importante de la vida, lo realmente importante.

Te quejas de que el fútbol se ha convertido en fanfarria y en juego de luces, espectáculo de masas que adormece al pueblo. El fútbol debería ser un juego, tanto para los políticos como para aquellos intolerantes que aún quedan (y muchos son), y si alguien quiere molestarse porque 30 tíos jueguen al fútbol con la camiseta de España, allá ellos, eso es porque se le está dando mayor importancia de la que tiene, tanto que hasta tú escribes de ello... demasiado honor, ¿no crees?

Deberíamos simbolizar menos, porque esto nos lleva a debatir sobre juegos, muy bonitos, pero juegos.

Un abrazo y bienvenido de nuevo Pedro.

 
At 7:30 p. m., Anonymous silvia said...

Pues estoy de acuerdo contigo, la idea no digo que sea mala, aunque no la entiendo porque los que la han propuesto conocen "un poco" el choque de sentimientos que existe en la sociedad vasca respecto a la selección española de fútbol. A mi leyendo tu post se me ocurren dos preguntas:
- Realmente no hay nada más importate por lo que preocuparse u ocuparse en el Parlamento Vasco?
- Qué buscan con tal invitación a la selección? Ellos saben que habría una de cal y una de arena, que habría protestas ....realmente es necesario poner en la palestra y a ojos de todos a la sociedad vasca con lo que eso implica? Críticas desde el desconocimiento en su gran mayoría, generalizaciones absurdas etc....

Yo, aunque insisto que la idea es "tierna" creo que es inadecuada en el tiempo, dejemos que la ternura ande sóla sin empujones y quizás poco a poco ella sóla lleve a la selección nacional a Euskadi.

Los vascos a veces escriben con tinta, otras con sangre y en otras como en tu caso con el corazón.

Un beso.

 
At 4:13 p. m., Blogger piterino said...

@Andrés

Yo creo que lo que debe hacer un gobernante es resolver los problemas de los ciudadanos y canalizar sus inquietudes. Todo lo demás, siempre que sea bienintenionado (y repito que esta iniciativa me lo parece) son brindis de agua sin gas al sol de medianoche.

@Elías

Aquí, como en casi todo lo que discutimos sobre fútbol, partimos de concepciones muy distintas. Donde tú ves formas, yo veo símbolos; donde aprecias colores, yo veo historia; donde oyes alboroto, yo escucho tradición y cultura.

Al fútbol ni se le puede dar la insignificancia social de un simple juego sin más (no es el parchís, Eli), ni se le puede pretender convertir en asunto de Estado. Sobre todo, con la que está cayendo. Un abrazo, gracias por tu opinión.

@silvia

Creo que das en el clavo, sobre todo al final. El tiempo y el espacio son magnitudes clave para el éxito de los proyectos. Y también para su congruencia, por consiguiente. Gracias y seguimos esperando tu post desde ...

 

Publicar un comentario

<< Home